La generación del centenario

0
358

Un grupo de jóvenes irrumpió en la historia. Sorprendió a su tiempo con el valor alojado en el alma y las doctrinas de José Martí en el corazón. Despertó la mañana de la Santa Ana con la mocedad de sus rostros y la bravura de sus ideales.

El 26 de julio de 1953 marcó en el calendario una página de heroísmo. Hasta la indómita región oriental llegó el ímpetu de  una generación que no dejó morir al maestro en el año de su centenario, empeñada en arrancar la libertad ultrajada y de liberar a la patria de las garras batistianas.

Hasta el otrora cuartel Moncada en la ciudad de Santiago de Cuba llegaron los jóvenes procedentes de La Habana. La Granjita Siboney fue el sitio que los acogió como cuartel. Ungidos por el ejemplo de quienes le precedieron en la defensa de la justicia y el derecho supremo de ser libres, ellos, la generación del centenario, asaltaron la mayor fortaleza de la región oriental.

Sus sueños: Ver a #Cuba libre, despojada de abusos, de desigualdades, de los muchos infortunios que habitaban en la mayor de las Antillas sumida en el analfabetismo y la muerte prematura.

Marcharon hacia un ideal, con la certeza del triunfo que llegaría después. Juntaron sus esperanzas en un futuro mejor y labraron el camino para la conquista definitiva.

Cualquiera puede imaginar hoy sus pensamientos el día previo al asalto del cuartel Moncada. El amor, la familia, los amigos, las metas incumplidas y sobre todo la decisión de cambiar el rumbo del país por un destino mejor.

A mí alrededor descubro a muchos de la edad de aquellos jóvenes que el  #26 de julio de 1953 inscribieron una página de heroísmo en la historia de #Cuba.  Descubro en ellos alegría,  seguridad infinita de vivir en esta tierra que sabe de sacrificios, de desvelos y de una obra genuina que es sinónimo de paz y justicia: Revolución.

El mes de julio esta vezmarca 64 años de aquel suceso, la historia trae consigo a una generación que anudó sus sueños para hacerse a la lucha, por un futuro que se traduce en el presente que vivimos donde habitan como inspiración fecunda aquellos valerosos combatientes, soñadores de un destino mejor.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre