Inflación y lucha de clases

0
317

El marco mundial es de crecimiento de los precios, incluso, también en los Estados Unidos, y contrario a lo que pronosticaban los estadounidenses, no hay una tendencia a la disminución de los precios sino al alza.

La inflación mundial es un problema de la lucha de clases. Ocurre que solo algunos operadores económicos están en condiciones de incrementar los precios, tal es el caso de los alimentos y la energía en el mundo. Detrás de ello vemos a las grandes trasnacionales de la alimentación y de la energía intentando recuperar posiciones luego de la crisis del 2007-2008, la desaceleración económica posterior, la gran recesión deliberada que se gestó en el 2020 con la pandemia de la COVID-19.

El repunte de la economía en el 2021 fue una pelea por recuperar niveles de ganancia de manera muy importante, por eso la subida de precios y la inflación mundial se aceleraron en ese año con la recuperación económica.

Ni hablar de este 2022 con la situación de guerra en Europa donde la cuestión de los precios, sanciones de Estados Unidos a Rusia, que se suman a las sanciones a China, Venezuela, Nicaragua, Irak y Cuba, y a cuanto país ose aplicar una política diferente a la de la hegemonía del dólar a escala global.

Todo eso es parte de la explicación del crecimiento de los precios a escala mundial.

Puede afirmarse que la inflación es un fenómeno de lucha de clases a nivel mundial.

Es evidente entonces que la inflación es una expresión de la lucha de clases que se manifiesta cuando la producción social general queda en manos de los propietarios de medios de producción y se agrava la situación económica para quienes solo pueden ofrecer la venta de su fuerza de trabajo.

La inflación sigue siendo un tema estructural. Por ello es preciso insistir en que la inflación es una cuestión política, mucho más que una “cuestión económica”.

5/5 - (2 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre