La economía rusa resiste

0
28
Economía rusa, resiste

A pesar de las amplias sanciones que han cortado gran parte del comercio de Rusia con Europa, Estados Unidos y sus aliados.

La inflación es más alta de lo que la mayoría de la gente desearía, más del 7%, por encima del objetivo del banco central del 4%. Pero el desempleo es bajo, y se espera que la economía crezca un 2,6% este año, según el Fondo Monetario Internacional, el doble de la previsión anterior. Muy por encima de la expansión del 0,9% prevista para Europa.

El gasto masivo de Rusia en equipamiento militar y los cuantiosos pagos a los soldados voluntarios están dando un fuerte impulso a la economía. Las hipotecas subvencionadas por el gobierno están ayudando a los compradores de apartamentos en un fuerte impulso al floreciente sector de la construcción, como demuestran los enormes rascacielos que se están construyendo a orillas del río Moscova.

La inflación molesta, pero no es nada nuevo. Rusia se volvió más autosuficiente en la producción de sus propios alimentos después de 2014, cuando tomó la península ucraniana de Crimea y las sanciones occidentales resultantes llevaron al gobierno a prohibir una amplia gama de importaciones de alimentos procedentes de Europa.

El gasto público previsto para este año es aproximadamente el doble que el de 2018. Sin embargo, el déficit sigue siendo manejable, ya que los impuestos y los ingresos del petróleo siguen fluyendo.

Las llamadas importaciones paralelas a través de terceros países como Georgia, Kazajistán o Uzbekistán han permitido a los rusos con dinero seguir comprando productos occidentales -desde zapatillas hasta teléfonos móviles y coches- a empresas que ya no hacen negocios en Rusia, normalmente con un importante sobreprecio.

Las exportaciones de petróleo de Rusia se desplazaron de Europa a China e India debido a los boicots de los aliados de Ucrania. Para evitar las sanciones y el tope de precios a los envíos de petróleo, Rusia tuvo que desembolsar miles de millones para comprar una flota en la sombra de petroleros envejecidos que no utilizan las aseguradoras occidentales, obligadas a respetar el tope de precios. Rusia también perdió su lucrativo mercado de gas natural en Europa tras cortar la mayor parte de su suministro por gasoducto.

La industria automovilística quedó diezmada tras la retirada de propietarios extranjeros como Renault, Volkswagen y Mercedes. China sustituyó a la Unión Europea como principal socio comercial de Rusia, y los vehículos chinos coparon rápidamente la mitad del mercado automovilístico el año pasado, según Ward’s Intelligence.

Muchas empresas extranjeras también se han marchado o han vendido sus negocios a socios locales a precios de saldo. Otras, como la cervecera danesa Carlsberg y la empresa alimentaria francesa Danone, han visto cómo el gobierno confiscaba sus negocios rusos.

La estabilidad económica “es una señal que Putin puede utilizar frente a las demás élites de que aún es capaz de movilizar a las masas. Y para ello, tiene que ser genuina y no sólo una cifra manipulada”,

El banco central ha estado luchando contra las subidas de precios elevando los tipos de interés hasta el 16%. El gobierno ha apoyado a la moneda rusa exigiendo a los exportadores que cambien a rublos los ingresos extranjeros procedentes de productos como el petróleo, manteniendo bajos los precios de las importaciones restantes.

Y la prohibición de exportar gasolina durante seis meses a partir del 1 de marzo contribuirá a mantener bajos los precios del combustible en Rusia.

El factor clave es la capacidad de Rusia para seguir exportando petróleo y gas natural a nuevos clientes en Asia. Mientras el precio del petróleo se mantenga, Rusia podrá mantener “indefinidamente” su elevado nivel de gasto en programas militares y sociales.

Rusia ingresó en enero unos 15 600 millones de dólares por exportaciones de petróleo, según el rastreador de petróleo ruso de la Escuela de Economía de Kiev. Eso supone unos 500 millones de dólares al día.

El principal riesgo para la estabilidad actual es una brusca caída del precio del petróleo, que ronda ahora los 70 dólares por barril para la mezcla rusa de los Urales. Gracias en parte a las sanciones y los boicots, se trata de un descuento respecto a los cerca de 83 dólares del crudo Brent, de referencia internacional, pero, de momento, las finanzas del Estado son más sólidas de lo que muchos esperaban.

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre