Desde el primero de junio preparados y alerta

0
55

El inicio de la temporada ciclónica este primero de junio, activa  otro llamado de alerta, dentro de la ya compleja situación que enfrentan el país y el mundo desde que una mortífera epidemia pusiera en tensión a toda la humanidad y ya nos acercamos al segundo año sin que podamos respirar la tranquilidad del triunfo sobre esa amenaza.

Tal parece que la naturaleza pone a prueba la capacidad del hombre para sobreponerse a los grandes peligros y que en esta ocasión sitúa por un lado un virus invisible y silencioso y por el otro nos acerca a la etapa de las enormes, ruidosas y destructoras tormentas o huracanes.

Si difícil resulta vencer a cada uno de esos males por separado, hay que estar bien claros de los detalles a considerar si hubiera que enfrentar un evento climático en tiempos de Covid sin elevar los niveles de contagio.

Lo cierto es que ante esa realidad lo más prudente es recordar las precauciones que siempre se toman desde el primero de junio para prevenir y evitar pérdidas de vidas humanas y recursos económicos.

Para eso ya se sabe la importancia de revisar lo necesario en las viviendas y preparar los medios  de protección de puertas y ventanas, reforzar techos y sobre todo revisar aquellas estructuras que puedan colapsar y ocasionar daños.

La experiencia ha mostrado la importancia de cortar los árboles alrededor de los hogares y otras instalaciones que constituyan peligro durante un fenómeno meteorológico.

Desde este primero de junio es necesario revisar zanjas y canales de desagüe, sobre todo en zonas de posible inundación, de manera que las aguas tengan el drenaje adecuado en caso de lluvias torrenciales.

Tengamos en cuenta que ya en lo que va de año son varias las tormentas locales severas reportadas en el territorio cubano con afectaciones de consideración ya que estos eventos impredecibles sorprenden en cualquier sitio en esta etapa del año.

Entonces recordemos que ante la llegada de la temporada ciclónica lo recomendable es estar: preparados y alerta.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre