La historia de Juan

0
306

La historia de Juan puede ser la de cualquier persona que habita en nuestros barrios. Juan tiene más de 80 años. Sobre sí pesan dolencias en sus huesos, una cicatriz en un brazo debido a un accidente y la Diabetes que como él mismo dice, le sofoca.
Es un hombre alto, que hoy camina casi encorvado y con pasos muy lentos. Su visión dice que es lo mejor que tiene, por eso puede leer el periódico y saber cómo andan Cuba y el mundo.
Hasta hace unos años laboraba, pues nunca concibió ser dependiente y estuvo siempre para sus hijas que de vez en vez le visitaban y con la despedida llenaban las mochilas, porque el viejo siempre tenía algo que dar.
Quienes le conocen hablan de cuan buena persona es y lo distinguen como buen padre, solo que ahora la vida cambió su rumbo, enfermó y no pudo seguir en solitario; tuvo que empezar casi de cero en la casa que fue suya y ahora vive la mayor de sus hijas.
Para Juan no ha sido fácil, la soledad ha tomado el curso de su vida, es un extraño en la casa que un buen día, tras años de esfuerzo mereció y de la cual se marchó por desavenencias del matrimonio pero, decidió dejarla a sus hijas y se fue solo con sus ropas y otras pertenencias.
Hoy Juan aunque vive acompañado está solo, su hija apenas le habla, solo lo necesario pues no tiene tiempo para él y, aunque el cuidado ha sido valorado por ella con sus 3 hermanas, no hay acuerdo alguno y las visitas al viejo son nulas, evidentemente, ya no tiene qué dar.
La historia de Juan puede habitar en cualquier sitio de nuestra geografía; él es una de las personas vulnerables, signada por la ingratitud de sus familiares más cercanos pero, su situación puede cambiar y de ello puede dar cuentas el Proyecto del Código de las Familias que hoy es consultado con toda la población cubana.

El documento jurídico tiene un carácter humanista al promover los afectos, la inclusión y el amor. El Título 9, denominado DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES Y DE LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE DISCAPACIDAD EN EL ENTORNO SOCIOFAMILIAR, así lo corrobora.
En sus preceptos propone los derechos de las personas adultas mayores, en correspondencia con el artículo 88 de la Constitución de la República de Cuba de 2019. Ellos enfatizan la corresponsabilidad de las familias, el Estado y la sociedad de proteger, asistir y facilitar las condiciones para satisfacer las necesidades y elevar la calidad de vida de las personas adultas mayores.
Entre los derechos en el entorno familiar, previstos en el Proyecto del Código de las Familias está el Derecho a la vida familiar con dignidad que refrenda la responsabilidad de las familias de brindarles atención y cubrir las necesidades de las personas adultas mayores, tanto en el plano afectivo como patrimonial.
La referencia al plano de los afectos, significa que cada miembro de la familia debe procurar respeto, amor y comprensión a los adultos mayores. El plano patrimonial, implica cubrir sus carencias económicas básicas en la medida de las posibilidades de su entorno familiar.
La vida de Juan puede cambiar. Se consulta por estos días un documento jurídico que desde la inclusión visibiliza los problemas que enfrenta la familia cubana y sin lugar a dudas constituye un llamado a los afectos, al respeto y la consideración en el seno de la familia.
Juan, hoy es un anciano, sus hijas tristemente han olvidado el pasado en el que contaron con un padre que siempre estuvo presente, y al cual acudieron mientras estuvo en la plenitud de sus fuerzas.
Hoy la vida le ha cambiado a Juan y sus hijas están resueltas a evitar que les cambie a ellas con el cuidado de su progenitor pero, cuidado, la vida continúa y la juventud y fortalezas no son eternas.
Un Código de las familias es consultado hoy y yo digo más, este Código que se consulta da también la oportunidad de recapacitar y hacer el curso de las historias diferentes; la de Juan puede habitar en cualquier lugar de nuestra geografía, llámese Juan o Juana, cualquiera puede ser su nombre, solo está en nosotros la posibilidad de hacer el bien y ser mejores, por ello aboga el Proyecto de Código de las Familias

3.7/5 - (7 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre