Un vistazo al medio en que vivimos

0
219
La contaminación también puede producirse por cúmulo de escombros como este, cuya eliminación requiere horas de trabajo
La contaminación también puede producirse por cúmulo de escombros como este, cuya eliminación requiere horas de trabajo

A la altura de las actuales circunstancias siempre es valiosa una reflexión sobre las condiciones en que vivimos y por eso resulta totalmente razonable que San José de las Lajas, provincia cubana de Mayabeque, se encuentre vinculado a la preocupación por el medio ambiente

Aquí convive la complejidad de encontrarse  un entorno natural que puede ser tan sano como se lo proponga la sociedad, y además algunas condiciones que de no atenderse hacen al lugar menos saludable.

Por ejemplo  la vegetación, tanto en los valles como en las colinas circundantes y las bajas montañas purifica el aire y junto a las abundantes lluvias, hacen crecer la yerba convertida en pastizales y alimento fresco para el ganado, en la mayor parte del territorio. Además el aire corre fresco todo el año desde los diferentes puntos cardinales según la estación y no hay por estos parajes nada parecido a esos sitios donde la vida es irrespirable.

No es que las  condiciones medio ambientales sean de las peores en este municipio, sin embargo se convive con algunas fuentes contaminantes que sí merecen atención y no pueden ni deben olvidarse.

Por una parte está la contaminación que genera la industria, ya sea de cerámica, lácteos, la fábrica de cable, canteras y los centros científicos (CENSA, INCA, ICA), cada cual de acuerdo a las sustancias y materias primas utilizadas en el proceso productivo, y la forma en que los contaminantes llegan al medio.

Además existen otras creadas por la negligencia histórica en la planificación del desarrollo, y que hoy no encuentran solución. El hecho de que por tradición San José de las Lajas no contó con instalaciones de alcantarillado desde su origen hizo que aparecieran en su lugar las fosas para evacuar las aguas negras. Con el tiempo los espacios van siendo menos por la modernidad y las fosas llenas se convierten en una preocupación para los vecindarios al verter su contenido al ambiente.

En tales áreas existe al menos una fosa en cada casa, sin espacio para abrir otra cuando colapse la existente. El problema amenaza con extenderse, siempre que en la urbanización de nuevos barrios no se tiene en cuenta ese importante indicador de urbanidad. Por eso son frecuentes las calles contaminadas con el consiguiente peligro epidemiológico.

La calle 86 espera por una tubería que libere el agua estancada por largas horas después de la lluvia
La calle 86 espera por una tubería que libere el agua estancada por largas horas después de la lluvia

Ejemplo puede encontrase en la calle 86 que se inunda desde 45 hasta 43 y en tiempos de lluvia varias viviendas se mantienen afectadas porque el agua impide el paso con el consiguiente riesgo de contaminación. Tal situación espera  por un proyecto para solucionar  esa dificultad, planteada reiteradamente en asambleas.

Otra incidencia contra el medio ambiente lo constituye la cría indiscriminada de cerdos en diversos lugares del área urbana, hecho muy criticado a causa de los inconvenientes para el  entorno donde se ubican las cochiqueras,  violando las reglas establecidas por la legislación vigente, sin que esto preocupe a quienes deben impedirlo. De esa forma los culpables de ese mal van adquiriendo con el tiempo el derecho por “dejar hacer” y mientras tanto contribuyen a la contaminación.

Entre las molestias de este hecho están la alteración de la tranquilidad por el ruido del rebaño, mal olor y humo provocado por fogones nocturnos que a la sombra de la noche contaminan el aire. Súmese a todo esto el humo que llega al valle lajero cuando hay fuego en  el vertedero  municipal, un problema que hasta hoy espera por la solución.

Estos son algunos de los indicadores de contaminación del medio ambiente lajero que pueden mejorarse con el respeto y la preocupación necesaria por el bien de todos,  para lograr una mejor convivencia con el medio ambiente y un entorno  más sano en la capital de Mayabeque.

 

 

 

 

5/5 - (4 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre