Trump, el juicio, el orgullo y la tontería

0
47

Las limitaciones de antecedentes penales no existen para acceder a la Presidencia de EE. UU.

«Todos los juristas han dicho que este caso es una tontería, nunca debería haberse presentado, no hay ningún caso. Esto es un ataque a Estados Unidos, y por eso estoy muy orgulloso de estar aquí», expresó el magnate y expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de ingresar al tribunal que pretende juzgarlo.

La gran prensa, mientras tanto, recrea sus espacios con poses excéntricas de Trump, entrevistas a la actriz porno Stormy Daniels, vinculada con el caso o suposiciones sobre la envergadura del juicio y sus posibles consecuencias.

Se asegura que el principal daño que causará esta cita judicial al exmandatario y aspirante a la presidencia este año es que, durante seis u ocho semanas, solo podrá acudir a sus mítines electorales los fines de semana, por cuanto los demás días tendrá que ir, obligato­riamente, a las sesiones del tribunal.

El exgobernante republicano se enfrenta a 34 cargos. Casi todos se basan en hacer pasar por gastos legales los sobornos a Stormy Daniels. Cada uno incluye penas que van de los 14 meses de cárcel a los cuatro años, pero el juez puede decidir que cumpla las penas simultáneamente, o dejarlo en libertad condicional, por no tener antecedentes penales.

Y es, en este ir y venir de la «justicia», cuando Trump suele cambiar las reglas de juego y convertir un juicio contra él en un espectáculo de campaña a su favor.

Se especula que el magnate, en cada entrada y salida a la sala donde se le juzga, seguramente hará campaña ante los medios que, a la vez, podrán minimizar el interés por el juicio y dar bombo a lo que quiera decir Trump en relación con el proceso electoral y su aspiración a repetir en la Casa Blanca, por cuatro años más.

Entre las acusaciones que se le hacen al expresidente existen cuatro casos, dos federales, uno en Nueva York y otro en Georgia.

No obstante, aunque Trump sea declarado culpable, puede postularse en las elecciones de noviembre, por cuanto la Constitución estadounidense indica, como únicos requisitos para ser Presidente del país, el tener al menos 35 años, ser ciudadano «nato» y haber vivido en Estados Unidos durante al menos 14 años.

Las limitaciones de antecedentes penales no existen. Incluso, en algunos estados «prohíben a los delincuentes postularse para cargos estatales y locales, pero estas leyes no se aplican a los cargos federales», explica The New York Times, en su página web.

Hay, además, un elemento de mucho peso como para que Trump pueda participar en el proceso electoral y hasta resultar ganador: su patrimonio económico.

Su fortuna se estima que llegue a unos 10 000 millones de dólares, por lo que una costosa campaña no haría mella en su bolsillo, como tampoco el pago a implicados en sus fechorías, a quienes el dinero les hace «guardar silencio».

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre