Tributo al sacrificio y la entrega

0
207

El 13 de octubre de 1948  nació en la calle 45 entre 74 y 80, San José de las Lajas en la provincia de Mayabeque, el combatiente internacionalista Eduardo Solís Renté.

El patriotismo y el internacionalismo, dos de los más hermosos valores estuvieron presentes en este hijo de una familia humilde y trabajadora. Su padre Julio Solís Cues, obrero metalúrgico de la Fundición Paquito Rosales y la madre Regla Renté Marín, trabajadora de la Granja Clodomira Acosta.

Desde muy joven fue un buen estudiante y excelente deportista, ejemplo de honestidad y disciplina,  defensor de la solidaridad y humanismo. Cuando la Revolución hizo un llamado a la juventud para ingresar a las filas del ejército, Solís Renté ingresó como voluntario.

En 1965 fue vanguardia del campamento militar y en 1967 ingresó en la Unión de Jóvenes Comunistas. En su corta presencia fue un ejemplo fehaciente  por su honestidad y disciplina y es inmortalizado con afecto y admiración por todos los lajeros.

El 13 de septiembre de 1967 en pleno avance de su juventud se convierte en el primer mártir internacionalista lajero. Partió a cumplir misión internacionalista en África, donde le sorprende la muerte al cruzar un río en Guinea Bissau.

Recordando a este combatiente internacionalista de San José de las Lajas vuelve a estar el tributo al sacrificio y a la entrega, al altruismo y el amor; el tributo agradecido y eterno a sus héroes.

Es en un momento de profunda sensibilidad para todos los que sienten orgullo por el legado de sus mártires, los respetan y enaltecen en cada escenario. Eduardo Solís Renté vive para siempre porque tenemos memoria.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre