Nunca es tarde para agradecer a la audiencia

0
258

Cada domingo,  desde las 6 pasado meridiano comienza un programa en radio Camoa que enfatiza Nunca es tarde para sonreír a la vida y construir la felicidad.

Se trata de una  emisión destinada al adulto mayor que en una hora y 30 minutos comparte un tema centro siempre de interés para el destinatario,  consejos, música de la preferencia de los oyentes, propuestas de arte culinario, orientaciones de especialistas, pautas para asumir la vejez con la certeza de que es una etapa importante en la vida.

Desde antes de comenzar el programa comienzan las llamadas de quienes nos hacen saber que ya nos escuchan, también mensajes de amigos, porque así les considero, aunque personalmente no les conozca, y es que la radio tiene magia y propicia que cada encuentro sea una visita a y de los oyentes.

El paso del tiempo me ha permitido identificar sus voces y conocer sus preferencias musicales, María Basalo, por ejemplo, una trabajadora de Seguridad y protección prefiere escuchar a José Tejedor, Rosario León, ama de casa, a Barbarito Diez, Ana Aclich una jubilada de la salud, a Pablo Milanés, Muty, también jubilada siempre decide por Lino Borges y Ángel Valentín Alonso por Julio Iglesias.

He sentido satisfacción al conocer sus vivencias relacionadas con algún tema que ha tratado el programa, también cuando hacen saber que esperan la tarde del domingo con alegría, como lo atestiguan Lilita y Pedro,  Natividad y Roberto y, Nereida y Jesús, matrimonios que no se pierden los encuentros de domingo con la radio.

Este 19 de marzo, signado como Día del oyente en Cuba, significa un justo reconocimiento a quienes deciden por este medio, a quienes disponen tiempo no solo para escuchar sino para interactuar, para decir qué opinan y sugerir cómo quieren que sea el programa, su programa.

Nunca es tarde pretende no solo ser escuchado, sino ser un puente de amistad, que anime el  respeto y consideración hacia los adultos mayores y que estos a su vez sean los protagonista de cada encuentro.

Contar con los oyentes constituye un constante desafío a no defraudar la confianza dispuesta en cada emisión, un reto para perfeccionar el trabajo de cada día y para que los adultos mayores tengan un espacio radial que satisfaga sus expectativas, añoranzas e inquietudes.

Al decir de una oyente, Gloria de los Ángeles, Nunca es tarde para decidir que la vejez no sea ser viejo, sino ser adulto con experiencia y razones para sonreír a la vida; entonces, gracias, muchas gracias y felicidades siempre porque, Nunca es tarde para agradecer a la audiencia.

 

 

 

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre