Mujeres de amor y fuego

0
257
Melba-Hernández-y-Haydée-Santamaría-foto-tomada-de-granma
Melba-Hernández-y-Haydée-Santamaría-foto-tomada-de-granma

Melba Hernández y Haydée Santamaría ganaron un lugar cimero en la Historia de Cuba. Estas mujeres valerosas formaron parte del asalto al cuartel Moncada, ubicado en el centro de Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953. Junto a Abel Santamaría y un selecto grupo de revolucionarios debían tomar y ocupar el hospital provincial Saturnino Lora.

En el desenlace de los acontecimientos fueron detenidas y torturadas junto a todo el grupo. En este brutal atropello y con la finalidad de que delataran al resto de los asaltantes les intentaron intimidar mostrándoles el ojo extraído a Abel Santamaría (hermano de Haydée), y los testículos destrozados de Boris Luis Santa Coloma (novio de Haydée) antes de asesinarlos con un disparo en la sien.

Las valientes cubanas consumidas por el dolor, pero más firmes que nunca en sus convicciones supieron que el mejor homenaje a los caídos era mantener el decoro del silencio.

Esta efeméride se ubica en la cumbre de las luchas de liberación nacional como uno de los hechos de mayor trascendencia, que marcó una pauta decisiva en el camino a la victoria. A pesar de su aparente fracaso, esa manifestación de lealtad y arrojo,  demostró a la tiranía de Fulgencio Batista el valor de hombres y mujeres dispuestos a entregar la vida por la libertad.

Tal repercusión se debe a la pericia y entrega de sus protagonistas, los jóvenes que no dejaron morir al Apóstol en el año de su centenario. Luego de cumplir prisión, las virtuosas rebeldes continuaron en defensa de sus ideales al compendiar para su posterior impresión y distribución clandestina, las notas que Fidel Castro Ruz escribía desde el Presidio Modelo, en las que reformaba su alegato en el juicio del Moncada, conocido como “La Historia me absolverá”.

Reconocidas como Heroínas del Moncada, Melba Hernández Rodríguez del Rey y Haydée Santamaría Cuadrado (Yeyé) también desempeñaron importantes misiones en México, posteriormente se incorporaron al Ejército Rebelde y al triunfo de la Revolución ambas ocuparon importantes responsabilidades en el proceso que nacía de una lucha de todo el pueblo.

Sus proezas y sacrificios jamás serán olvidados. En nuestras gloriosas páginas de lucha, las heroínas del Moncada, serán siempre la representación de la estirpe de la mujer cubana construido con amor y fuego.

 

Hipervínculos

Haydée Santamaría Cuadrado

 

 

Melba Hernández

 

 

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre