El  PIB  de Cuba se contrae un 2% en 2023

0
153

“No resulta posible alcanzar el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a precios constantes que nos propusimos de un 3% para 2023”, dijo el ministro de Economía ante el pleno del parlamento cubano al rendir un informe sobre el estado de la economía en la isla este año y las previsiones para 2024.

“Es posible que tengamos este año una contracción que pudiera moverse en el entorno de un 2%”, añadió el funcionario en presencia del presidente Miguel Díaz-Canel y del líder de la Revolución Raúl Castro.

Alejandro Gil, quien destacó las “fuertes limitaciones” que Cuba ha enfrentado en la disponibilidad de divisas y de combustibles, adelantó también una inflación del 30% en 2023, una cifra menor al 39% de 2022.

También explicó que la caída de la economía este año estuvo marcada por la disminución en la producción agropecuaria principalmente, seguidas por la manufactura, así como por la emigración de mano de obra, creando un “complejo escenario”.

La economía cubana creció 1,8% en 2022, luego del desplome del PIB en un 10,9% en 2020, en el contexto del covid, y una ligera recuperación de 1,3% el siguiente año.

Todo esto, en medio de un fuerte incremento del precio del dólar en el mercado negro, que rige la economía en la calle. Esta caída en el precio del peso cubano.

En ese sentido el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, dijo en una intervención ante el parlamento, que un grupo de trabajo, encabezado por el Banco Central, determinará “cuál debe ser la tasa de cambio con respecto al dólar”.

Este grupo va a “redimensionar el mercado cambiario, la intervención del informal y el control del tipo de cambio en el país, que incluye la determinación de la tasa de cambio y la formación de precio”, indicó Marrero.

Por otra parte “no es sólo que hay un decrecimiento a nivel general, sino al interior del crecimiento de ese PIB hay ramas como el turismo que ha mejorado algo, pero hay ramas esenciales, de lo que se llama la seguridad del país, que es el tema del alimento y su producción que se han reducido extraordinariamente”.

La llegada de turistas, una industria fundamental para la isla, subió 50% respecto a 2022, con 2,4 visitantes, pero debajo de los 3,5 millones previstos para este año.

El ministro de Economía pronosticó un 2024 “no exento de tensiones” y dijo que pese al fuerte embargo económico que sufre la isla por más de seis décadas y su recrudecimiento desde hace cuatro años, los cubanos tendrán que “mirar hacia dentro, trabajar más y producir más”.

En ese sentido, conviene replantearse si la economía se mantiene todavía en una senda de recuperación sostenida. Lo que sí es claro es que la recuperación se ha estancado, y se aprecian enormes diferencias entre sectores. Por ejemplo, el turismo internacional sí crece, al igual que las inversiones totales, pero la agricultura y la manufactura mantienen su retroceso.

En contraposición, a pesar de que se ha reconocido que el déficit de mantenimiento y la falta de inversión son uno de los problemas que afectan al sector energético, este solo recibió un 10 por ciento (incluye agua y gas) de las inversiones en el mismo período. Insuficientes recursos también se dirigen hacia la agricultura o la industria. Una estrategia de recuperación tendría que atender la escasez de recursos, pero también su asignación en las condiciones actuales.

 

5/5 - (3 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre