El periodismo: pasión y certeza

0
152

El periodismo no es casualidad es oficio que late, que corre por las venas, que no te permite dormir cuando una idea está pendiente. Es pasión y compromiso, es responsabilidad y amor, imprescindibles en todos los tiempos.
Por estos días, el debate lleva a la agenda del gremio la misión de la prensa, vista en el 8vo Congreso del Partido. En el cónclave Raúl expresó en el informe presentado en esa cita:
Si bien es cierto que nuestros medios de prensa se caracterizan por su apego a la verdad y el rechazo a la mentira, lo es también que persisten manifestaciones de triunfalismo, estridencia y superficialidad en la manera en que abordan la realidad del país. En ocasiones se presentan trabajos periodísticos que, en lugar de esclarecer, tienden a confundir. Estos enfoques dañan la credibilidad de la política informativa y de comunicación social aprobada. La inmediatez en el abordaje del quehacer nacional no debe estar reñida con la objetividad, la profesionalidad y, sobre todo, la intencionalidad política.
Claro el mensaje. Realidad que se transpira en el hacer que urge de creatividad, de olfato, del buen sentido del amor inmenso por la profesión, que tiene el desafío de parecerse a su tiempo.
“Cada periodista debe ser un gladiador contra las cosas que a su juicio marchan incorrectamente. Y es también un luchador por que las cosas marchen bien, un creador de la nueva sociedad”. (Declaró Fidel en 1986, Sobre el papel de los periodistas a propósito del V Congreso de la organización).
El mayor reto de los periodistas cubanos
Aún con tareas pendientes, tienen los periodistas el reto de inscribir en este tiempo la mejor huella, esa que testifique desde la verdad el latir de la vida. Más allá de los obstáculos que aparecen, de cuan cercanas o distantes resulten en ocasiones fuentes, está la perseverancia en el objetivo que anima, el compromiso con quienes esperan la noticia, con aquellos que precisan saber para no dar cobija a la duda y mucho menos al infundio.
Para José Martí: La prensa posee altísimas misiones: por un lado, explicar en la paz y fortalecer y aconsejar en la lucha, por el otro, hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras y facilitar la obra de la administración que rige.
Cada día me descubro principiante en este oficio y siento la necesidad de volver al aula, solo que esta vez me exijo llegar al sitio donde se forman las nuevas generaciones del gremio.
El Periodismo no se detiene, cada día despierta, por tanto cada día exige aprendamos lo nuevo y multipliquemos el olfato, alimentemos la intuición y no esperemos nos digan que se debe hacer; sencillamente es ineludible saber qué tenemos que hacer.
Gabriel García Márquez, en una entrevista en Radio Habana en 1976, expresó: «Nunca empecé siendo periodista por casualidad —como muchas gentes— o por necesidad, o por azar, empecé siendo periodista, porque lo que quería era ser periodista»
Y de eso se trata, en primer lugar estar conscientes de lo que somos y por qué lo somos, en ello estriba la razón de lograr un mejor desempeño. El Gabo, dijo también: “La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor”.
Hacer un mejor periodismo es la misión principal de hoy, mañana y después. En ello va el decoro, el talento y la pasión por este oficio que muchas veces nos resta sueño, nos aporta mortificación e inconformidad, pero nos devuelve calma y satisfacción, cuando el destinatario encontró la verdad y nos busca para sentirse bien informado.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre