El Delegado, la delegada y la disciplina social 

0
129
delegado y electores. Foto Archivo

Para comprender el papel del Delegado de la circunscripción como célula básica del Poder Popular en San José de las Lajas, Mayabeque y toda Cuba es necesario comprender lo que este significa como autoridad  en cualquier municipio del país.

En el sistema de poder en el estado cubano de la actualidad, es el Delegado el más cercano a los electores de cada lugar y tiene que ver con todo lo concerniente al funcionamiento, control y estabilidad del área bajo su jurisdicción. Sin embargo la primera autoridad la ejerce el pueblo que le dio su voto y de esa manera queda establecida la obligación de servir a la sociedad.

Siendo de esta manera, la tranquilidad ciudadana está bajo su observancia junto a los mecanismos del orden. Entonces, si tenemos en cuenta que para la tranquilidad ciudadana es necesaria una cultura de respeto, disciplina y una conducta que contribuya a mantener el equilibrio dentro de la convivencia entre los individuos, el papel del delegado resulta clave en la base del poder.

Corresponde entonces contribuir a la disciplina de la sociedad desde el mismo cumplimiento de sus obligaciones como está diseñado dentro de su desempeño. Esa responsabilidad comienza desde la presentación como Delegado ante quienes lo eligieron con su voto y esa ha de ser su primera muestra de disciplina y respeto hacia ellos.

Después vendrán sus asambleas, en las cuales los electores ejercerán sus derechos de escuchar y ser escuchados y a la vez transmitir al Delegado sus preocupaciones y demandar por sus necesidades, un acto también de respeto mutuo y de acatamiento de la disciplina que exige el desempeño compartido entre el pueblo que lo designó con su voto y el de quien ya tiene la obligación de cumplirlo con respeto.

El año 2020 ha sido difícil en todos los confines y en Cuba ha sido necesario ajustarse con toda fidelidad a las obligaciones en cada sector. El Delegado se ha visto en el fragor de un accionar sin descanso porque su presencia y su pertinencia han ocupado un lugar significativo.

La pandemia de COVID-19 ha exigido los mayores esfuerzos de la sociedad y la disciplina ha adquirido tanta importancia que se ha concebido a nivel mundial como la primera y más efectiva vacuna para enfrentar la transmisión de una enfermedad que amenaza a toda la humanidad.

Delegados y delegadas se han visto entonces en funciones precisamente modelando esa disciplina necesaria para la prevención en los barrios y lugares públicos y en los centros de servicio de cualquier tipo.

Ha sido mayor el rigor en la organización de los procesos de atención a la población respondiendo a sus electores y propiciando entre ellos la disciplina y el orden, para que las soluciones lleguen con la premura y la efectividad necesaria a cada sitio.

Ejecutar de manera armónica el poder del pueblo cubano es la premisa de quienes fueron elegidos para representar a los electores. En su desempeño está la voluntad de ratificar que: El poder del pueblo, ese sí es poder.

delegado y electores. Foto Archivo

 

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre