El asesinato de Maurice Bishop y la invasión yanqui contra Granada

0
137

Estados Unidos invadió Granada el 25 de octubre de 1983. La traición en las filas de la Revolución en el país caribeño, abrió las puertas a la brutal acción imperial. Un amigo de la infancia del Primer Ministro Maurice Bishop, que posó de noble y humilde profesor de Marxismo, Bernard Coard, multiplicó con deslealtad, con crimen y con represión la enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo, que Lenin tanto criticó.

Solamente unos días antes, los apóstatas arrestaron al Primer Ministro. Y dispararon contra el pueblo que se sublevó para liberarlo. El carismático líder y varios de sus compañeros, fueron alevosamente asesinados. El proceso había dejado de existir. Naves de guerra yanquis pusieron proa hacia la isla. Retirar el contingente constructor cubano en esas condiciones, habría estimulado una probable acción contra Cuba.

¿Quién era ese hombre, cuya muerte en manos de sus antiguos compañeros, constituyó un momento de inflexión en el escenario caribeño? Había nacido Maurice Bishop en mayo de 1944 en Aruba, que aparece en las reseñas como un país autónomo, insular, perteneciente al Reino de los Países Bajos. Otra vez el crisol de culturas en este escenario multicolor. Un simbolismo concurrente en la existencia de un revolucionario en la dimensión de la palabra.

El amanecer de aquella vida ejemplar, remeda el acto reunidor que el propio Alejo Carpentier describe en lo real maravilloso. Sobre ese tema, que de alguna manera se conecta con la llegada de Maurice Bishop a este mundo convulso que tanto lo necesitaba, escribiría también el doctor Juan Bosch en su juicio sobre la frontera imperial en el Caribe.

Nos fue particularmente cercano Maurice Bishop. Está en la génesis de su respeto, cariño, admiración al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Desde el triunfo de la Revolución Granadina, devino viajero del cariño, constructor de un puente de fraternidad en estos confines del planeta, que para el Apóstol de Cuba sería la fuente del equilibrio universal.

La obra de aquel Primer Ministro entusiasta nos cambió percepciones. Aprendimos un poco mejor, y por supuesto más, de este entramado antillano, escenario de El reino de este mundo y de El Siglo de las Luces, perteneciente al más grande canon de la novela. Aparece en la historia del Movimiento New Jewel (Nueva Joya), una calificación que hasta nos pareció poética, acaso otro concepto para el adjetivo nueva. La gema, la obra de un valor milenario acendrado, cobra una significación hermosa, inconmensurable, desde la pasión, desde la aventura de la Revolución.

Después supe que la Nueva Joya de la Granada de Maurice Bishop, llevaba consigo la ingeniosidad creadora de un acrónimo. New Jewel no es otra cosa que New Joint Endeavor for Welfare, Education and Liberation, que significa más o menos Nuevo Esfuerzo Unido para el Bienestar, la Educación y la Liberación.

Constructores cubanos del aeropuerto, la esperanza de un nuevo día para Granada, murieron cuando el ejército de los Estados Unidos atacó su obra solidaria. Y Cuba decretó su duelo para enterrar a sus caídos. Pero de la vocación del amigo no se supo nunca más. Desaparecieron los cadáveres, pero la idea de la Nueva Joya en el Caribe perdura en el recuerdo agradecido, en el sueño irrenunciable de la emancipación humana, propuesta y advertencia para el pensamiento revolucionario del mundo.

 

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre