Latinoamérica en Fidel

0
86

Con solo 21 años, ya el joven Fidel Alejandro se implicó en los procesos revolucionarios de  América Latina, de ahí se puede aseverar  que  desde muy temprano estuvo  Latinoamérica en Fidel.

Sus ansias de lucha y de justicia, su carácter rebelde y ese sueño infinito de ver libre a todos los pueblos dominados, le certificaron cargos y responsabilidades que bien supo cumplir desde la etapa universitaria.

Es por eso que en la década del 40 del pasado siglo veinte, Fidel se conecta con organizaciones estudiantiles progresistas y antimperialistas y se une a los comités Pro-Independencia de Puerto Rico y al Comité Pro-democracia Dominicana, en este último fue presidente y hasta preparó acciones para derrocar al dictador Rafael Trujillo.

Así es como el líder histórico de la Revolución Cubana se pronuncia en América Latina.  Con el paso de los años abrigó aún más la esperanza de saber un continente emancipado, sobre todo de aquel aldeano vanidoso que cree que el mundo entero es su aldea.

Y se aferró a las ideas del maestro, al autor intelectual del Moncada para concebir un sitio en la aurora donde las naciones de América encuentren una mano amiga.

Validó el pensamiento martiano de que Cuba no anda de pedigüeña por el mundo, anda de hermana; por eso ideó proyectos  educativos, culturales  y de salud para dotar a todo un pueblo  con los Programas Yo Sí Puedo, Misión Cultural Corazón adentro  y Operación  Milagro.

Pero no solo se preocupó por alfabetizar a los latinoamericanos; creó además la Escuela de Medicina en Cuba para la formación académica de jóvenes de este continente.

En cada encuentro internacional, en cada Cumbre Iberoamericana abogó por la integración de Latinoamérica  como una necesidad histórica. Por eso los líderes revolucionarios de estos pueblos aún lo sienten como el soldado de las ideas.

A cuatro años de su muerte, su figura redunda en Nuestra América. La Patria Grande le debe el despertar.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre