Yumar Sardiñas, uno de los rostros de las teleclases

0
751

 

La salida al aire de teleclases como variante para continuar con el proceso docente educativo, durante la etapa epidemiológica en Cuba por la COVID -19  fue una de las estrategias adoptadas por el Ministerio de Educación.

Jóvenes como el  Licenciado en Educación, Máster en Didáctica del Español y  Literatura y actualmente funcionario del Ministerio de Educación de la República de Cuba, Yumar Sardiñas González tuvieron la alta responsabilidad de asumir la tarea.

Impartir la asignatura Español Literatura por televisión para los estudiantes de los tres grados de secundaria básica fue el  reto asumido por este joven. A los detalles y experiencias de este nuevo desafío nos acercaremos a través del diálogo con su protagonista.

Periodista: ¿Cómo llega a usted está oportunidad ?

Master Yumar Sardiña González: Recibí la propuesta por las metodólogas nacionales de la asignatura y no dudé en aceptar. La comunicación la recibí un viernes y ya el lunes estaba en el estudio del Canal Educativo impartiendo la primera teleclase en vivo, para los estudiantes de 8vo grado.

Ese fin de semana fue muy agitado, pues me mantuve preparando las clases, las presentaciones electrónicas, ensayando para lograr ajustarme a los 27 minutos que duraba cada emisión televisiva. Apenas dormí y descansé, pues tenía una alta responsabilidad que debía cumplir. Así sucedió para cada entrega durante tres veces por semana a lo largo de todo el tiempo que duró el proyecto.

P: ¿Cuán difícil resultó la preparación de las clases y el acercamiento a la televisión?

Msc. YSG: Las primeras emisiones resultaron muy difíciles pues desconocía totalmente los códigos y normas de la televisión, pero con las críticas, sugerencias y consejos de la dirección artística y de todo el equipo de realización y las opiniones de la familia y de algunos profesores me permitieron perfeccionar  el trabajo.

Lo más difícil resultó el proceso de preparación para cada teleclase, pues a diferencia de otros momentos, estas además de estar dirigidas a los estudiantes también tenían el objetivo de orientar a la familia y a los profesores.

Por tanto había que sistematizar contenidos trabajados, introducir otros que habían quedado pendientes al interrumpirse el curso escolar y por supuesto tenían que responder a las exigencias didácticas y metodológicas de la clase, pero desde un medio diferente: la televisión.

P: Por cuestiones de tiempo y contexto fueron unas teleclases peculiares. ¿Cómo se organizaron estas actividades para cumplir tanto con los objetivos instructivos como con los objetivos formativos de una clase en tiempos de pandemia?

Msc.YSG: Fui muy cuidadoso en la selección de cada uno de los textos trabajados, pues permitían el tratamiento al contenido pero también facilitaban trasmitir un mensaje educativo en correspondencia con la situación vivida por el país, por lo que temas como: el amor, la amistad, el amor y la admiración por Cuba y su historia, la familia, la importancia de la niñez y la juventud para el desarrollo social, entre otros, fueron los temas que tomaron el protagonismo de cada una de las teleclases.

Las actividades orientadas estuvieron en función de que los estudiantes las desarrollaran a partir del empleo de las fuentes bibliográficas de que disponen todos los niños cubanos en casa y que el Estado y el Gobierno Cubano les garantiza, dígase: libro de texto, cuaderno de ortografía y cuaderno complementario.

No obstante se promovió el empleo de los cuadernos martianos y la literatura básica de cada grado. En cada encuentro se insistió en la lectura como la mejor compañía en este tiempo en casa, como un medio de entretenimiento, disfrute e información.

En cada una de las emisiones hubo tratamiento a los componentes elementales de nuestra lengua materna como: la comprensión textual, la ortografía, la gramática, el vocabulario y la producción textual a partir de situaciones comunicativas, en correspondencia con los temas abordados en cada texto propuesto y las vivencias personales de los estudiantes.

Las teleclases tuvieron como novedad distintiva, que fueron interpretadas por excelentes intérpretes de lengua de señas de nuestro país, que se sumaron a la iniciativa, lo que permitió incluir a los estudiantes y familias con discapacidad auditiva, demostrando que se pensó en todos los niños por igual.

Detrás del esmerado esfuerzo de cada teleprofesor, estuvo el apoyo, la asesoría, el acompañamiento y el compromiso de otros profesores y metodólogos, que desde su dedicación también junto al equipo de realización del canal Educativo, convirtieron nuestras teleclases en un producto artístico de gran calidad.

P: Concluido el proyecto de las teleclases de Español Literatura en este período, ¿Qexperiencia le  queda?

Msc. YSG: Formar parte de este ejército de profesores que tuvimos a cargo la responsabilidad de llevar a cabo el proceso docente educativo en el país, ha significado una de las mayores y más lindas experiencias profesionales que he podido experimentar, el poder saber que desde mi esfuerzo y mi aporte pude contribuir a la formación y desarrollo de los educandos de secundaria básica.

Más que un reconocimiento esta fue una gran oportunidad que nunca olvidaré y el resultado se aprecia en el agradecimiento de la familia, los estudiantes, los docentes y directivos de nuestro sector.

Desde mi posición de teleprofesor también me convertí en un comunicador y promotor de la salud, pues en cada encuentro televisivo insistí en la necesidad de cumplir  las medidas higiénico – sanitarias como principal herramienta para eliminar y combatir la Covid-19

A través de las teleclases contribuí a incentivar a la familia y a los estudiantes a permanecer en casa y mantener el aislamiento social, así como a poner en práctica las medidas de ahorro, mensajes estos que aunque fueron dirigidos a los televidentes cubanos, también tuvieron un alcance internacional.

Las teleclases fueron publicadas en internet en diferentes sitios y plataformas digitales, así como desde la aplicación MiClaseTV, se pueden descargar y acceder a ellas de forma gratuita en Cuba.  Todo ello demuestra que en el difícil arte de escalar la montaña es la voluntad quien determina alcanzar la cima.

Un cambio radical en la cotidianeidad   de los más diversos sectores significó la llegada de la COVID- 19 a Cuba. Jóvenes como Yumar Sardiñas González con su labor contribuyeron a que la preparacion de los educandos continuara aún en tiempos de pandemia.

 

Yumar Sardiñas González máster en Didáctica del Español y  Literatura y actualmente funcionario del Ministerio de Educación de la República de Cuba
Yumar Sardiñas González máster en Didáctica del Español y  Literatura y actualmente funcionario del Ministerio de Educación de la República de Cuba
1/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre