Un logro de la medicina Cubana

0
190

Cada 31 de agosto  se celebra el Día Internacional de la Obstetricia en homenaje a San Ramón Nonato, patrón de los recién nacidos; y con el objetivo de honrar tan digna carrera y suscitar ideas y habilidades en busca de una maternidad y natalidad resistente.

Cuando muchos países hoy se incorporan a dicha celebración hay que lamentar  el fallecimiento de miles de gestantes sometidas a una práctica ginecostétrica deficiente sin las condiciones requeridas.

De acuerdo a las referencias brindadas por la organización mundial de la salud (OMS), cerca de DIEZ millones de mujeres en todo el orbe sucumben cada año por lesiones, contagios o padecimientos relacionadas vinculados al embarazo, parto o post parto.

Sin embargo está demostrado esa situación sería diferente si las mujeres accedieran sistemáticamente a sus controles médicos y si fueran atendidas por profesionales de la salud al momento del parto.

En la mayor de las Antillas la realidad es otra a pesar de todas las restricciones que impone el bloqueo yanqui. Cuba registra la más baja tasa de mortalidad materno-infantil de las Américas, lo que constituye un logro del sistema nacional de salud.

En los últimos años ese indicador aparece por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos. Este indiscutible éxito de la Salud Pública Cubana se apoya esencialmente en la decisión y voluntad política del gobierno revolucionario, que ha hecho realidad un Sistema Nacional de Salud asequible y gratis para todos.

Celebrar el Día Internacional de la Obstetricia constituye  un reconocimiento a la labor de médicos, enfermeras, especialistas y técnicos  que desde sus puestos de trabajo fortalecen el progreso de salud en toda la isla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre