Soberanía alimentaria, más allá de la utopía

0
171
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Cuba prevé contar antes que termine el año con una nueva ley en materia de soberanía alimentaria que regule las acciones para lograr ese fin y así garantizar disponibilidad, acceso y estabilidad de los alimentos.
Desde el pasado año la mayor de las Antillas aprobó el Plan de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional por lo que con la instrumentación jurídica será un marco legal que articulará los esfuerzos del Gobierno, el Estado y las instituciones para alcanzar la soberanía alimentaria.
Criterios de especialistas
Para Rosa Acosta, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas: “La elaboración del Plan ha sido un proceso no solo participativo, creo que también ha sido multidisciplinario y transdisciplinario; ha permitido tener una construcción estratégica de un plan que para Cuba es muy novedoso y que también tiene en cuenta la actualidad contextual del país”.
Marcelo Resende, Representante de la FAO en Cuba expresó al respecto: Este Plan es un gran esfuerzo que le permitirá a Cuba mantener sus logros en materia de seguridad alimentaria y nutricional y enfrentar desafíos como el autoabastecimiento y el aumento del sobrepeso en la población.
Frei Betto, asesor de la FAO, reforzó la necesidad de la participación popular en el Plan, para que el pueblo no se sienta beneficiario, sino protagonista, y porque la educación nutricional involucra a todos.
Soberanía alimentaria, desde el ámbito local
Yoel Hernández Gallardo es un productor de San José de las Lajas que tiene a su mando la finca El Mulato perteneciente a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Orlando Cuellar.
Para quien dejó atrás su afición por la práctica de deportes y se adentró en el conocimiento de la agricultura, cada jornada inicia a las cinco de la madrugada; a la naturaleza se le conquista antes de que salga el Sol advierte la sabia popular.
Mi finca después de vinculada a los centros de investigación ha ido muy bien, estamos trabajando la agroecología en ella, por lo que las producciones aquí son orgánicas. Producimos papa, tomate, col, maíz, habichuela, yuca y frijoles. Trabajo con fertilizantes del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas y Bioproductos del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria.
El trabajo con los centros científicos es muy bueno, se pueden hacer investigaciones en la misma finca y eso lo podemos aprovechar. Aquí las producciones han aumentado, en el caso de la yuca y el frijol es evidente en verdad esta finca se ha alegrado después que tengo a los investigadores conmigo.
La finca El Mulato posee la categoría de excelencia, Finca agroecológica, Referencia Nacional, de la Agricultura Urbana, Sub Urbana y Familiar. Todo ello, según Hernández Gallardo, constituye logros pero se precisa de mucha entrega y sobre todo, destaca el vínculo con las instituciones científicas.
El consejo que le puedo dar a otros productores es que se acerquen a los centros científicos, créanme que mi finca ha cogido vida y en ella se han eliminado los químicos. Yo no sabré como un ingeniero agrónomo, pero he ganado conocimientos gracias a las capacitaciones que he recibido y todo ello lo aplico en mi finca.
Para Yoel Hernández Gallardo, la principal meta de su finca El Mulato es producir más, corresponder a la demanda con productos de calidad y lograr también la exportación de los mismos.
Aprovechar los saberes de científicos, investigadores y productores, trabajar juntos, ahí está la clave que autenticará la Soberanía Alimentaria que se aspira. Unidad de ideas, experiencias compartidas para contribuir al desarrollo es una máxima con la que se piensa como país

Fuente consultada:

http://www.fao.org/cuba/noticias/detail-events/en/c/1300586/

 

 

 

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre