Septiembre: mes de la responsabilidad

0
350

Septiembre llega con la vuelta a la normalidad. Húmedo y caluroso,el noveno mes del calendario enciende en los hogares una chispa de tareas obligadas para padres y estudiantes. 

Para la vida diaria se desata en el mes una alta responsabilidad. Los más pequeños de casa necesitan de la formación de valores para el crecimiento íntegro y en ello la familia tiene un rol protagónico. Cierto es que la educación empieza en la cuna por lo que se impone fortalecer el ejemplo. 

Alberto Fernández Lima, abuelo de 4 nietos y residente en la capitalde Mayabeque afirma que nunca fumó para no dar un mal ejemplo a sus hijos y nietos. Tampoco se sentó a la mesa a la hora de la comida sin camisa para no irrespetar a la familia en ese momento sagrado de la cena. Expresó con satisfacción que no utilizó jamás la violencia para reprobar una mala conducta, si no que lo hizo en voz baja y con exigencia. 

Son responsables de guiar y servir de líderes, padres, madres, abuelos y abuelas; son ellos los primeros a los que los pequeñines escucharán con atención; de ellos emanarán los consejos sobre el respeto, la disciplina, la forma de conducirse en la sociedad. Serán los modelos en el habla y en los hábitos. Sobre ellos recaerán las primeras lecciones sobre cómo y cuándo decir buenos días, gracias, permiso, por favor. 

La responsabilidad también certifica la labor de los educadores en todos los centros de enseñanza. Desde la primaria hasta el nivel universitario son los profesores y maestros máximos responsables de fomentar en niños y jóvenes el gusto por la lectura. 

Ana Cristina Suárez, funcionaria municipal de Educación en San José de las Lajas con amplia experiencia en la atención a las bibliotecas escolares considera valiosísima la entrada de los alumnos a este sitio donde se protege con celo riguroso el conocimiento. “La responsabilidad engendra aquí el estreno de la investigación científica, del parto de un talento o de la creación” aseguró la especialista quien es, además, la promotora de la superación del personal en el sector. 

Pero si englobamos el término, responsabilidad también abunda en los que elaboran alimentos para los niños y jóvenes, en los que higienizan los salones en los círculos infantiles, en los choferes que trasladan estudiantes, en los jardineros y custodios; en fin, en todos los involucrados en el primordial proceso docente educativo. 

Son igualmente responsables los comunicadores sociales de la educación general. Nos toca establecer patrones, explicar, informar,censurar e intervenir como jueces para enmendar. Entonces, hagamos de septiembre a septiembre, jornadas colmadas de moralejas para ser mejores.

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre