Los aplausos de Geily

0
211

Un aplauso puede ser esa acción de dar palmadas en señal de aprobación o admiración, que sería mayor entre más ruidoso y prolongado sea, también puede ser elogio o alabanza, incluso ser ese gesto cortés y esperado tras una función, un concierto o un discurso.

Pero hace varias semanas que el mundo recibe aplausos inspiradores, sencillos, honestos, aplausos que sin llevar nombres llevan el de muchos, el de cada uno de los profesionales de la salud, que no se quedan en casa para que tú, el vecino y yo nos quedemos a salvo en la nuestra.

Y el aplauso cobra entonces la dimensión de un símbolo, uno que puede también, salvarnos; la  pequeña Geily, con sus cuatro años de edad, agradece cada noche a las nueve a nuestros profesionales.

Nos cuenta que se llama Geily Quintero Mesa, y que ella aplaude y grita: Vivan los médicos cubanos, Viva la Revolución, porque ellos están salvando vidas.

Ella nos aconseja lo que debemos tener en cuenta para cuidarnos de la pandemia del coronavirus que azota el mundo, que debemos llevar nasobuco, lavarnos las manos con agua y jabón y toser y estornudar en el ángulo del codo.

En estos días el silencio se rompe a las nueve de la noche y el aplauso desde cada ventana indica el yo me quedo en casa y damos las gracias a todos aquellos que en  el mundo están salvando vidas. Así son los aplausos de Geily  por la vida y la esperanza.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre