Leyenda y heroísmo encarnados en una mujer

0
94

Celia Sánchez Manduley, la primera mujer integrante del Ejército Rebelde, falleció, el 11 de enero de 1980, a una edad que hoy cada vez más de sus compatriotas superan debido al incremento de la esperanza de vida en Cuba.

Su carácter se caracterizaba por la cordialidad, el afecto, el regocijo de vivir con la más implacable exigencia, en los principios y en la labor revolucionaria y que en esta mezcla de exigencia y sentido humano en el desafío de cada problema es una formidable enseñanza para nuestro trabajo diario.

Fue una de las dirigentes más apreciable de la lucha clandestina en el Oriente del país, descollando por su inteligencia e intrepidez, así como por agraciados dotes organizativos y ejecutivos, transformándose poco a poco en la conexión entre la Sierra y el llano.

Celia fue revolucionaria antes de iniciarse la lucha libertadora de la Sierra Maestra bajo el mando de Fidel. Ese espíritu rebelde, lo adquirió de su padre, un médico glorioso que llegó a vislumbrar la verdad de que los males de la Patria precisaban de una medicina más sustancial, y esa medicina se llamaba Revolución.

Calificada como una de las personalidades más admiradas del pueblo cubano, Celia Sánchez sigue siendo tan intensa y generosa que aún alumbra el camino de la Patria.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre