La Yerbabuena cumple 27 años

0
341

Desde el 17 de diciembre de 1990, fecha de su salida al aire, La Yerbabuena se convirtió en uno de los programas más escuchados de Radio Camoa y más reconocido en certámenes de la radio nacional.

Su nombre rememora aquel dicho de las abuelas para requerir a los nietos traviesos: “¡Niño, ¿pisaste la yerbabuena?!”, también recuerda, con toda intención, aquel poema de Nicolás Guillén que pide abrir la muralla a esa planta con propiedades medicinales y aromáticas.

Entre las propiedades curativas de esta Yerbabuena está el hecho de hacer reír a un público diverso durante tantos años, todo un reto para su colectivo realizador, integrado por aficionados y colaboradores lajeros sin formación académica en el arte escénico.

Pero La Yerbabuena no solo hace reír con chises y parodias. Su creador, Nivaldo Machín de la Noval, partió de una rigurosa investigación del humor cubano para crear esta obra; enriqueció su discurso con críticas a problemas subjetivos que afectan la vida en este territorio y le imprimió una estética que han sabido mantener los sucesivos realizadores.

Inolvidables resultan las interpretaciones de sus fundadores: Juan Carlos Travieso Fajardo, Constancio Espinosa “Carito”, José Héctor Torres, Onel Peña, Noris Náger, Librado y René Parapal, entre otros. También artistas prestigiosos del humor cubano han colaborado en alguna ocasión con La Yerbabuena: Bastaría mencionar a Luis Silva (Pánfilo), Ángel García (Antolín el Pichón) y Osvaldo Doimeadios quienes han estado presente cuando se les ha convocado.

No pocas lágrimas, tropiezos, incomprensiones y hasta severos regaños han tenido que enfrentar los miembros de este pequeño equipo a lo largo de más de cinco lustros. Muchos funcionarios o trabajadores de los servicios gozan con “el chucho” que se les da a otros, pero no sucede igual cuando se identifican ellos mismos en las situaciones representadas. Sin embargo, La Yerbabuena se mantiene… “buena de verdad” y su aceptación crece cada semana cuando su público ratifica el agradecimiento a cada propuesta.

El diseño de los recursos expresivos permite producir sentido en este programa de solo 27 minutos, en tanto sus efectos sinestésicos provocan una amplia gama de imágenes en los públicos, con un fuerte apego a las vivencias afectivas de cada ser humano. Tales características, sintetizan la significación que tienen: las voces, la música, los efectos y el silencio.La interrelación creativa de estos elementos favorece la contextualización espacio – tiempo, el ritmo y el buen hacer.

Este resultado que exhibe La Yerbabuena, en su cumpleaños 17, pudiera tenerse en cuenta y aplicarse a cada programa como un sistema en las etapas de preproducción, producción y postproducción, de manera que la función de cada miembro del equipoesté presente en todo el proceso de creación, para contribuir, desde cada especialidad, con un resultado como el que muestra La Yerbabuena.

5/5 - (3 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre