La mujer que perdió su nombre

0
635

Todos la conocen pero ella perdió su nombre. No es deportista pero ha ganado infinidad de títulos, esos que el pueblo adjudica a aquellos que  lideran tantísimas batallas. Se trata de Hilda Pérez Lazo, para todos “mi querer”.

Aunque no sabía la dirección de su casa no fue difícil, encontrarla.

-Buen día, ¿por favor sabe usted dónde vive Hilda Pérez Lazo?

-¿Mi querer?, sí como no, en aquella esquina.

De ese modo llegué hasta esta lajera que durante 38 años fue delegada del Poder Popular y 15 fungió como Presidenta del Consejo Popular Sur.

(Periodista) ¿Cuál es el secreto que durante tantos años le mantuvo en esas importantes tareas?

(Hilda Pérez Lazo) En primer lugar, el compromiso con el pueblo, con mis electores. Yo desandaba el Consejo, iba a todos los lugares, a pie, pero hablaba con ellos, conocía sus dificultades, esos problemas que están ahí y necesitan soluciones, y déjame decirte, que también entre todos buscábamos soluciones, la unidad es muy importante. Pero el respeto a los electores es el respeto a una misma. Y de verdad que yo amé ese trabajo, yo amo al Poder Popular.

(P) De todas las tareas que asumió ¿cuál ha marcado su vida?

(HPL) Todas. Todas han sido importantes en mi vida, algunas por lo emotivo, otras porque me recuerdan el mucho esfuerzo y el premio que fue el resultado. Mira, el tema del agua fue muy intenso aquí en el Consejo Sur. Imagínate que era constante en las asambleas de rendición de cuentas. Pues, en medio del arreglo que se estaba haciendo para solucionar ese problema, faltaban  unos tubos y yo tenía en la cerca de mi casa y eran factibles, entonces decidí darlos, me quedé sin la cerca pero feliz porque la obra que se estaba haciendo no se detuvo, y eso era bienestar para mis electores.

(P) Dicen que es usted una guerrera, que nunca le ha temido a los años, ¿Por qué?

 

(HPL) Lo de guerrera es porque siempre me meto en el problema, no me quedo fuera. Hay que estar delante, hay que chequear, y sobre todo insistir. Si yo represento al pueblo es para representarlo bien, para demostrar como dice ese slogan que el Poder del pueblo sí es poder. Siempre había quien se asombraba por mis años y por estar ahí, por no descansar y es que no se puede descansar mientras hay tarea por hacer, eso es lo que siempre me he dicho, por eso es que tal vez digan eso que me dices.

(P)Hilda, ¿por qué todos le reconocen como “Mi querer”?

(HPL) Lo de mi querer es porque esa es una frase mía, es la primera que digo a quien veo, ese es mi saludo, después pregunto cómo estás pero, primero digo: Mi querer, qué tal, cómo estás y la familia. Mira, te voy a contar algo. Antes mi palabra favorita, la que decía siempre era: maravilloso. Yo a todo le decía: maravilloso, hasta un día, que me encontré con una persona conocida y me dijo que su padre había muerto y yo le dije, ¡Ay, maravilloso!: Cuando me di cuenta del disparate, y claro que le ofrecí disculpas, eliminé esa palabra y desde entonces elegí Mi querer, y ya ves todos me dicen Mi querer, porque hasta en las asambleas, hasta los niños así me dicen. Por aquí pasaba un niño con su mamá y me saludaba, Yo les respondía con cariño y un día le dije, adiós mi vida y no funcionaba, hasta que le dije, Adiós mi querer, entonces aquel pequeño le dijo a su mamá. Ahora sí. Y eso me dio alegría.

(P) ¿Usted se siente una mujer realizada, se reconoce feliz?

(HPL) Me siento muy feliz, porque he podido hacer muchas cosas por esta Revolución y porque me faltan muchas por hacer. Esta Revolución y el Poder Popular para mí son la vida, bueno todas las organizaciones, imagina estuve 31 años como secretaria de un bloque de la FMC, también trabajé para los CDR y quiero que sepas, que siempre he sido una mujer resuelta a hacer, porque es muy importante hacer más que decir voy a hacer. Yo me siento feliz, feliz por lo que he aportado y porque sé puedo aportar más.

Ahora la Covid esta nos ha venido a fastidiar, mis piernas me duelen, ya no es igual pero, aquí en casa cuidándome, me puse a coser Nasobucos, y cuando veía a alguien que no lo llevaba, lo llamaba y le regalaba uno. Yo trabajé también como Administradora en la Asamblea Municipal, luego fui recepcionista pero ya después me era difícil llegar hasta allá y aunque la presidenta o la vice presidenta me venían a recoger, pero en ocasiones reuniones, ellas siempre me decían espera que te vamos a buscar, lo que  a mí no me gustaba llegar tarde y arrancaba y me iba por mis medios, hasta que llegó en momento de quedarme en casa, ya sabes la pandemia nos ha cambiado un poco la vida precisamente para salvar la vida. Ya tengo 83 años.

(P) Cuando Hilda sale de casa, qué es lo que no le pude faltar.

(HPL) No me pueden faltar el collar y los tacones. Ahora me estoy ensayando porque tengo que usar bastón y aprender a dominar mis tacones y el bastón, pero es también importante para mi sentirme presentable, además Hilda, Mi querer, como dices, es guerrera pero, con tacones y collar.

(P) Y así culmina el diálogo con esta mujer que ha perdido su nombre. ¿Qué es guerrera? Eso no se duda. Es de las tantas protagonistas que persevera en la conquista de cada día, es de las que demuestra cuánto es preciso hacer desde ese pretexto inexorable que implica cultivar el bien. Ella, Hilda Pérez Lazo, “Mi querer” es un símbolo en San José de las Lajas.

 

3.7/5 - (3 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre