Juntos por la patria

0
220

Junto al latir de San José de las Lajas en la provincia Mayabeque marchan hoy en la memoria los Hermanos Gómez, como símbolo de esa juventud  cubana, siempre intrépida e inspirada,asumiendo el compromiso,como lo hicieron Manuel y Virginio Gómez Reyes a su debido tiempo.

Les vemos en el politécnico donde se honra su nombre;en el sitio donde por muchos años una escuela y un parque simbolizaron la hermandad, aunque hoy solo el parque lleva la designación de Los Hermanos Gómez.

El sitial histórico del territorio lajero conserva también una tarja a su memoria y siempre hay una juventud que los recuerda.

Nunca es suficiente lo que se haga o se entregue  por aquellos que un día no dudaron en darlo todo por la patria, necesitada de los hijos más capaces, de esos que no miran de qué lado se vive mejor, sino que saben qué es lo mejor para el bien y la dignidad de la nación, y corren al llamado sin apenas pronunciar palabras.

De esa extirpe de hombres eran los Hermanos Gómez. Por eso aquel 24 de julio decidieron su suerte y mientras recorrían la escabrosa distancia hasta Santiago, cada paraje mostraba la escena repetida de la humillación, el gatillo tirano, y el secuestro de la esperanza para los humildes de esta tierra.

El más claro testimonio para seguir adelante sin asomo de arrepentimiento ni flaqueza. La indómita tierra los recibe bajo el manto de cautela y la complicidad de todo y de todos los que aún sin saberlo se hubieran alegrado de la valiente decisión.

Siboney los acoge y protege al acecho de las circunstancias con toda precaución y las variantes ante posibles delaciones.

Ya en la madrugada los Gómez están entre el grupo que se alista para la salida.  Los corazones laten fuerte a la espera de la hora cero y la orden final. Es la hora de todos los recuerdos o de todo el  olvido. La suerte está echada y la brújula del tiempo solo indica: ¡Adelante!

La llegada al punto de destino ya es un hecho y la posta ya ha sido tomada, cuando suena el disparo de la desdicha y destroza la sorpresa en el Moncada.

A partir de entonces ya nadie está seguro ni vale mucho todo lo planeado. En aquel infierno matutino silban los proyectiles y se cruzan las voces de las hienas enfurecidas por el ataque en medio del tronar de ametralladoras y fusiles; arrecia el desespero de los tiranos por detener al grupo de suicidas que no desiste a pesar de la infortunada casualidad.

La retirada de los insurrectos marca el giro de una batalla impensable que a la larga deja más víctimas después del final que durante el desigual combate.

Entre los que no pudieron volver al hogar estaban lamentablemente los hermanos Gómez, no porque hayan caído en el combate, sino por el castigo del tirano que ordenó masacrar a diez atacantes por cada casquito de la dictadura.

Por eso este 30 de julio Día de los Mártires los jóvenes vuelven al sitial histórico de San José de las Lajas, a rendir tributo a los que dieron todo por la patria, a los Hermanos Gómez que un día decidieron cambiar la azada de ganar el pan de la familia numerosa por los fusiles que los condujeron a redimir la dignidad de la nación.

Por eso este 30 de julio, se engrandece el sentido del politécnico, del parque y el sitial con la tarja de los Hermanos que junto a Frank y todos los mártires de nuestra patria reciben el respeto de un pueblo agradecido y de la juventud orgullosa de seguir su ejemplo.

 

 

 

 

 

5/5 - (3 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre