Frente a la Covid-19: el amor y el humanismo

0
137
Prestan servicios en Centro Aislamiento Universidad Agraria de Mayabeque. Foto cortesia de Alexis Torres (Facebook)
Prestan servicios en Centro Aislamiento Universidad Agraria de Mayabeque. Foto cortesia de Alexis Torres (Facebook)

Los días que corren son difíciles. La adversidad deambula apropiada de una pandemia que tinta este tiempo con sabor amargo.

La muerte arrebata a millones de seres humanos en el mundo, la tristeza y el temor andan unidos, en tanto la vida sigue  a la espera de científicos, personal de la salud pero, también a merced de la conciencia de todos; tal vez es ese el mayor desafío.

Para este tiempo adverso el amor está en vigilia. Habita en quienes aceptan el reto de enfrentar a un enemigo silencioso y letal. Por encima de miedos y dudas están los que asumen cada jornada con la máxima de hacer el bien y estar donde más  se les necesita.

A simple vista no se precisan sus rostros. Pero bastan gestos y miradas, palabras y frases esperanzadoras. Basta saber que ellos están allí, en ese flanco donde también habita el peligro que solo salvan el cuidado extremo, la disciplina y responsabilidad.

La más alta casa de estudios de Mayabeque, ahora convertida en centro de aislamiento cuenta con trabajadores y estudiantes de lleno en el combate por la vida. Son hombres y mujeres que cumplen una honrosa misión, prestar sus servicios en tiempo de Covid para garantizar la correcta estadía de personas que enfrentan desde la sospecha la terrible pandemia.

Cuando el amor habita y se unen a ese sentimiento universal el humanismo y el sentido de pertenencia la batalla no está perdida, va en ella el decoro, la sensibilidad y la valentía de quienes no titubearon en dar el paso al frente ante la adversidad.

Entonces, corresponde a todos no ser espectadores, ni meros compartidores de la noticia, sino ser parte de esta historia que hoy se escribe en el país pero, con el mayor de los aportes, con la disciplina, la responsabilidad, el auto cuidado para de ese modo defender la vida.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre