Conquistar los sueños

0
559

Cada año renacen nuevas ilusiones, emergen esperanzas de vida y a la vez nos enfrascamos en tareas pendientes y obras retrasadas. El mes de diciembre invita a deliberar sobre lo que se ha logrado y aún falta por conquistar. Surgen expectativas, que van más allá del presente y encaminan nuestra mirada hacia el futuro.

Lo cierto es que el ser humano necesita motivaciones para coexistir plenamente. En este sentido es de suma importancia trazarnos metas realistas y accesibles, de esta forma se evitan decepciones y frustraciones en el espinoso camino de alcanzar el éxito.

Existen teorías que hablan sobre la “Ley de la atracción”, las cuales argumentan la creencia de que los pensamientos (conscientes o inconscientes) influyen sobre las vidas de los hombres, que son unidades energéticas que devolverán a la persona una onda similar a la emitida, que todo se puede alcanzar con la proyección de emociones, incluso que los deseos y las peticiones son ilimitadas, algo así como la fórmula para la eterna felicidad.

Reflexionando desde una posición crítica asumo que para obtener la satisfacción de lograr nuestras expectativas no podemos sentarnos e intentar atraer los resultados como por arte de magia. Es preciso batallar por lo que se quiere, invertir tiempo, sacrificio, dedicación, además de proponer metas sensatas y alcanzables.

Serias investigaciones científicas recientes de un grupo de psicólogos, sociólogos, comunicadores sociales y otras ciencias afines, aseguran que estas teorías no son más que proyectos de manipulación; estrategias de las clases dominantes para mantener esperanzados falsamente a los sectores más pobres y explotados de la población mundial. De esta manera los necesitados estarán más preocupados en pensar en el mundo, que transformarlo, como nos enseñó Carlos Marx.

Es tiempo de rediseñar nuestros fines, de intentar buscar para este 2021, lo que no se pudo alcanzar en el año que culmina, y que aún es posible. Es momento de ser protagonistas de nuestra vida, de decidir cómo ser exitosos, de abandonar estigmas y estereotipos, de preocuparnos por construir una sociedad mejor desde el trabajo y la unidad. No podemos sentarnos a esperar, hay que salir a conquistar nuestros sueños, pero siempre desde la objetividad.

 

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre