Ucrania, antes y después

0
138

El mundo que existe hoy es un mundo fundamentalmente diferente del que existía antes de que comenzara el conflicto de Ucrania. Y cuando digo «el conflicto de Ucrania», seamos claros: en realidad, el conflicto de Ucrania dura desde hace décadas. Pero el conflicto del que hablo es el que se ha desarrollado desde la decisión del presidente Vladimir Putin de enviar tropas rusas a Ucrania el 24 de febrero de 2022.

El mundo está evolucionando, y hay que evolucionar con él o nos quedaremos atrás. El mundo está pasando de una singularidad estadounidense a una multipolaridad, en la que el mundo ya no ve a EEUU como el hegemón mundial y en la que, en cambio, EEUU tendrá que aprender a participar en una comunidad mundial de iguales. Han dicho: «No. Porque eso exigiría que EEUU se apartara del orden internacional basado en reglas». Que, por supuesto, son reglas que EEUU redactó tras la II Guerra Mundial para seguir empoderándose.

El orden internacional basado en reglas es una fuerte desviación de los principios, por ejemplo, de la Carta de las Naciones Unidas, que habla de multipolaridad, igualdad global.

Muchos de estos líderes de la industria son estadounidenses. Dirigen corporaciones multinacionales, pero las corporaciones multinacionales no enriquecen a las multinacionales. Enriquecen a EEUU. Por lo tanto, necesitan que el orden internacional basado en reglas siga existiendo, para mantener el sistema de enriquecimiento que han puesto en marcha en el transcurso de los últimos 40, 50, 60, 70, 80 años.

La otra cosa es que aquellos que creen que EEUU puede imponer su voluntad en el mundo pase lo que pase. Aunque nos encontremos con un contratiempo económico, podremos resolverlo a nuestro favor proyectando nuestro poder militar, que no tiene parangón: no hay nadie en el mundo que pueda igualar a los estadounidenses en términos de poder militar.

La realidad de que veinte años de guerra interminable en la llamada guerra global contra el terrorismo habían transformado fundamentalmente la letalidad del ejército estadounidense. Los Estados Unidos no estavan  entrenados, armados, equipados ni preparados para librar una guerra terrestre en Europa o un conflicto a gran escala en el Pacífico. Por el contrario, se había destrozado él ejército en Irak, Afganistán y Siria, y ya no disponían de las capacidades necesarias.

Pero eso era «antes de Ucrania». Después de Ucrania, se ha impuesto una nueva realidad. Antes de Ucrania, EEUU fue capaz de convencer a Europa de que Rusia podía ser sancionada hasta la sumisión. Sé que hoy nos reímos de ello, cuando reflexionamos sobre lo ridículo del exceso de confianza de quienes pensaban así. Pero los que tienen memoria para remontarse simplemente dos años atrás recuerdan, en los prolegómenos del conflicto, cómo EEUU decía una y otra y otra vez: «Pondremos a Rusia de rodillas». Que, «Junto con Occidente, sancionaremos a Rusia, quebraremos la voluntad de Rusia. Rusia se doblegará. Incluso si Rusia entrara en Ucrania militarmente no podrían sostener este ataque porque su economía fracasaría».

Señoras y señores, la economía rusa es hoy más fuerte que nunca, en gran parte debido a las sanciones económicas: «antes de Ucrania», «después de Ucrania». Pero es algo más que la simple potenciación de la economía rusa. Es cómo piensa el mundo sobre EEUU: La singularidad norteamericana ha terminado.

5/5 - (23 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre