Una historia necesaria (+Audio)

0
311

Era la tarde del primero de septiembre de 1980. Fidel Castro acababa de pronunciar un trascendental discurso, en el acto de inauguración de un nuevo centro científico en la antigua provincia de La Habana, hoy Mayabeque. 

Así comienza su relato el doctor José Antonio Buergo Rodríguez, fundador del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria y enfatiza en la relación que tuvo el Comandante con la Doctora Rosa Elena Simeón Negrín, directora fundacional del CENSA, quien fuera

después Presidenta de la Academia de Ciencias de Cuba y líder delMinisterio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). 

Aquella tarde memorable- rememora Buergo- Fidel, líder indiscutible de la Revolución y principal gestor de la idea de crear un centro como el CENSA, había pronunciado un discurso brillante en la ocasión coincidente con el inicio del curso 1980-1981 y en él delineó los objetivos que guiarían al colectivo hasta la actualidad. 

Fidel había encontrado en el naciente Centro Nacional de Salud Animal (primer nombre de la institución), un espíritu nuevo, por ello en sus palabras expresó: “Y por eso un día como hoy, el más ferviente deseo es que siempre entre los científicos de este centro prevalezca el espíritu proletario…” 

El CENSA comenzó a gestarse en una elegante residencia de Miramar, vivienda abandonada por sus moradores que emigraron a Estados Unidos casi al triunfo de la Revolución. Era una casa ubicada frente al CENIC que fue adaptada para tal propósito y allí se formó y se consolidó el centro. 

Desde los inicios del triunfo revolucionario del 1 de enero de 1959, Fidel fue delineando sus sueños de alcanzar un desarrollo científico agropecuario para Cuba. Ya había tenido lugar en los primeros añosel éxodo masivo hacia los Estados Unidos de profesionales de todas las especialidades, principalmente de la Salud Humana. 

No existían en el país instituciones científicas consolidadas que abordaran investigaciones en el campo de la Salud Animal, en las Ciencias Agropecuarias, de manera que él concibió la idea de desarrollarla con la misma experiencia y los propósitos que se venían alcanzando en las Ciencias Médicas, refiere el titular. 

Por ello apostó por los jóvenes médicos y confió en ellos como siempre lo hizo en todas las tareas donde la fuerza juvenil fue indispensable para el desarrollo social.En el CENSA habrá siempre un recuerdo agradecido para los médicos que renunciaron a sus profesiones y se dedicaron a transitar la empinada cuesta del desarrollo de las investigaciones científicas, profundas, fundamentales y aplicadas para tributar al necesario desarrollo ganadero del país.

Vendrían luego verdaderas contiendas utilizando la Ciencia como arma. La fiebre porcina africana y el moho azul del tabaco fueron de las primeras batallas donde el CENSA estuvo en primera línea de combate. Los problemas del rumen del ganado vacuno, las patologías exóticas de ese ganado, la reproducción bovina. En todo ello se trabajó con sentido multidisciplinario, recuerda el doctor. 

Así al paso del tiempo al CENSA se le incorporan nuevos objetivos:investigaciones en el campo de la Sanidad Vegetal y servicios referidos a enfermedades exóticas y cuarentenas de los cultivos de interés económico. 

Incontables son los resultados del colectivo durante todos estos años a lo largo del tiempo. Uno de los productos de gran impacto para Cuba y el mundo es el SURFACEN, el cual representa la seguridad de vida de los niños recién nacidos con dificultad respiratoria aguda, entre otros como el STABILAK para la protección de la leche. 

Durante estas décadas, el CENSA acumula 29 Órdenes “Carlos J. Finlay”, es orgullo de generaciones de profesionales y obreros de laCiencia que continuarán trabajando para hacer del deseo de Fidel un valor esencial e irrenunciable del colectivo. 

El Doctor en Ciencias, José Antonio Buergo es un ejemplo para el colectivo del CENSA que cuenta hoy con más de 400 sindicalistas. En la despedida, nos recordó esta frase de Fidel de todos los tiempos: “El futuro de nuestra Patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de Ciencia”

 

Discurso de Fidel en el Censa 1980

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre