Un espacio para la mujer rural

0
392

Cada 15 de octubre se celebra el Día Mundial de la Mujer Rural, exactamente en la víspera del Día Mundial de la Alimentación. La fecha fue propuesta por la Federación Internacional de Productos Agrícolas (FIPA), la Fundación Cumbre Mundial de la Mujer (FCMM) y la Unión Mundial de Mujeres Rurales (UNMR).

Resulta admirable que las cubanas sean usufructuarias de tierras. Múltiples son los desafíos que aún se fortalecen, entre ellos lograr mayor representatividad femenina en esa área, teniendo en cuenta que el sector agropecuario constituye una de las prioridades entre los objetivos, metas e indicadores de desarrollo sostenible de la estrategia nacional.

En la capital de Mayabeque se consolida la incorporación femenina a la producción de alimentos y se  reconocen sus favorables resultados. El protagonismo que tienen las brigadas FMC-ANAP en cada una de las formas productivas es primordial, espacio desde donde contribuyen no solo a la producción de alimentos, sino a la transformación de la comunidad.

El campo cubano está en transformación y las mujeres rurales son reconocidas por la diversidad de tareas que asumen por el bienestar de sus familias y comunidades: como madres de familia, campesinas y agricultoras.

La mujer desempeña un papel decisivo en el desarrollo y la seguridad alimentaria, aspectos que en San José de las Lajas encuentran espacio para la implementación de las políticas agrarias y la participación de las campesinas.

La mujer del campo cuenta con nuevos escenarios de participación, entre ellas las  brigadas formadas de conjunto entre la ANAP y la Federación de Mujeres Cubanas que se dedican al trabajo político ideológico en el ámbito de la Cooperativa, a la incorporación de las nuevas asociadas, a respaldar el funcionamiento de la base productiva y demás actividades sociales de las zonas rurales.

Sobre ellas no descansa el aporte principal de alimentos, pero mucho le debe el escenario agrícola a ese ejército de mujeres que desde las ocupaciones de productoras, activistas, dirigentes y amas de casa labran cada día la campiña para convertirse en una fuerza imprescindible.

Foto-archivo
Foto-archivo

 

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre