Que la ciencia llegue sin trabas al campo (+Audio)

0
110

Para muchos pudiera ser un vocablo desconocido y la mayoría no podrá relacionar el término con algo tan común en nuestras playas; pero la naturaleza lo ha convertido en un huésped habitual de los mares del Caribe, casi como su propia casa.
El sargazo, alga de apariencia parda o verde negruzca, de varios metros de largo, acumulada en nuestras costas gracias a las corrientes marinas, tiene un alto contenido de ácido algínico, fundamental en la industria alimentaria para la producción de espesante.
Encierra, además, un elevado porciento de celulosa y hemicelulosa, materias primas del papel. Aún así, en México supone una enfermedad, una especie invasora que ahoga las playas del Caribe.
Sin embargo, otras naciones como Jamaica la han transformado en un tesoro, a sabiendas de su alto contenido en nutrientes, especialmente carbohidratos y proteínas.
Igualmente valioso resulta hoy el sargazo para los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA), en la capital de Mayabeque, empeñados en demostrar sus beneficios como bioproducto para la agricultura.
Totalmente inocuo y amigable con el medio ambiente, será una alternativa eficaz a la aplicación de químicos en los cultivos, perjudiciales para el entorno natural, y permitirá sustituir importaciones al país.
Transferir a los campesinos la tecnología, sencilla y práctica, en aras de extender su producción y aplicación en la agricultura será la conclusión de las investigaciones, al decir de la jefa del departamento de Fisiología y Bio química Vegetal del (INCA), Doctora en Ciencias Yanelis Reyes Guerrero.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre