Propiedad social y desarrollo local

0
485

La actualización del modelo socioeconómico cubano, implica el reconocimiento de nuevos actores económicos y el establecimiento de relaciones sociales y económicas en correspondencia a los diferentes tipos de propiedad.Si se pretende que todas las formas económicas compitan en igualdad de condiciones, también el reflejo social de las mismas, cuyos protagonistas son los hombres, expresarán el avance y consolidación de cada una de ellas.
En el nivel local esto adquiere mayor protagonismo por el tipo de relaciones sociales a establecer y que determinan e influyen en la base económica. Se debe tomar en cuenta que el sector privado conformado en Cuba no se hereda, surge de las propias contradicciones del sector socialista de propiedad y la necesidad del carácter heterogéneo de la economía en el periodo de tránsito y para el cual el mercado no es el ámbito natural sino el medio de su realización.
Estos elementos son imprescindibles tomarlos en consideración cuando se plantea que la propiedad social es la predominante en la constitución de la República 2019 y la que ha de marcar el carácter de nuestra sociedad. Ser la predominante será el resultado de la consolidación de su efectividad y eficacia.
No en vano el Primer secretario del Partido Comunista de Cuba y presidente cubano ha insistido en que el sector estatal ha de aprovechar todas las medidas implementadas para fortalecer la gestión de la empresa estatal socialista que aún le cuesta despegar y desligarse de lógicas como las vinculadas a solucionar problemas vía importación o a seguir esperando propuestas de soluciones desde arriba y no asumir la necesidad de obtener resultados con su protagonismo e innovación.
Marx y Engels marcaron las pautas definitorias al respecto, plantearon la esencia que caracteriza la propiedad social como el proceso de trasformación del trabajador asalariado en productor asociado que realiza el proceso de reproducción a nivel y por cuenta de toda la sociedad.
Ahora bien, si la esencia de la propiedad social – y por ende de la propiedad de todo el pueblo – es el proceso de transformación del trabajador asalariado en productor asociado, las formas de gestión para el ejercicio de la asociatividad y sus ventajas deben realizarse no solo desde los órganos de coordinación central, sino que deben integrarse los eslabones básicos; por tanto, combinar los intereses a nivel local y lograr el equilibrio entre los mismos de forma armónica es lo que debe establecer una buena gobernanza
Para las sociedades que han declarado, institucional o estratégicamente, la construcción de un sistema socialista, la concepción teórica y modelo de desarrollo local constituye una herramienta idónea para desarrollar las bases materiales, objetivas y subjetivas, de esta nueva sociedad.
Es el municipio el contexto para estimular la realización económica de las diferentes formas de propiedad asociadas al sistema socialista de relaciones sociales de producción, y demás formas refrendadas institucionalmente.
El municipio constituye el marco adecuado para desarrollar nuevos valores de comportamiento económico y social, ante las tendencias predominantes del individualismo derivadas de la propiedad privada, independientemente de su tamaño.
Todo ello como resultado de la implementación de formas sociales concretas en la producción, distribución, cambio y consumo.
De ahí, necesariamente debarán impulsarse las iniciativas de desarrollo local, no solo por las urgencias coyunturales y para resolver los problemas de desigualdades municipales acumuladas: en primer lugar debe ser el soporte de una estrategia de realización de la propiedad de todo el pueblo, para integrar el crecimiento económico y desarrollo social a nivel nacional y local, además de garantizar el avance del socialismo próspero y sostenible al que aspiramos.

4.8/5 - (6 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre