Más allá  de la fe y el optimismo

0
222

Narciso Fraga Castillo, vicepresidente  de  la Asociación Cubana de  Discapacitados Físico Motores, ACLIFIM de la provincia Mayabeque,   se crece  ante las trabas que la vida ha puesto en su camino y a fuerza de voluntad ha dado riendas  a  su capacidad renovadora y su fe en el ser humano.

Licenciado en Educación, en la especialidad de Ciencias Biológicas, este  maestro de brillante  trayectoria, jubilado y reincorporado al aula, se vio obligado a sustituir  libros por  muletas  a  causa de  una grave  afección diabética que le llevó  a la amputación de  uno sus  miembros inferiores.

El traumático suceso lo  asumió con sorprendente optimismo gracias  a la ayuda de especialistas, familiares y amigos. La vida seguía su curso y él continuaba el sendero escogido.

Quienes fueron sus  alumnos le estrechan la mano  y le llaman con orgullo maestro , es  entonces que  este lajero emprendedor , regocijado, devuelve una sonrisa de agradecimiento, muchas veces desde  su silla de ruedas  conducida por Nidia  su esposa quien le retribuye amor y  enaltece  su esfuerzo .

Entonces  rememora aquellos  años en que impartía clases en la escuela secundaria básica  Antonio José Oviedo de San José de las Lajas donde  solía participar en encuentros de voleibol y baloncesto con gran  agilidad y destreza   acompañado del alumnado.

Ahora su situación es distinta y la práctica deportiva solo la puede concebir   sobre  ruedas,  sin embargo aunque la enfermedad lo privó de ciertas capacidades corpóreas, no pudo apagar sus sueños, ni cegar sus pupilas a la esperanza

Narciso se hace acompañar  siempre por el  altruismo y sus  ansias por la vida. Desde  de la organización que dirige  aboga por una mayor inclusión y por el lugar idóneo en la sociedad  para personas con necesidades especiales.

Se  sabe útil  programando actividades, concursos, encuentros en los que los miembros de la ACLIFIM  hallan apoyo y afecto, y sobre todo motivación para seguir adelante como personas aptas.

Para  Narciso Fraga Castillo, lo más importante es ver cada puesta de Sol,  observar  a  niñas y niños  entrar a las escuelas,  apreciar la satisfacción dibujada en los rostros de los ancianos incorporados a los círculos de abuelos y en especial,  hacer valer los derechos de las personas con limitaciones físico motores.

Varias veces he escuchado a este buen hombre expresar: “no son las barrera tangibles aquellas que podemos palpar  las que nos laceran, las que nos laceran el alma son las barrera intangibles aquellas que tocan el límite de la  indiferencia y la incomprensión por parte de algunos ciudadanos insensibles, que hasta hoy son completamente sanos como lo era yo;  sin embargo olvidan que quizás mañana puedan  ser ellos o sus seres queridos quienes requiera ayuda “

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre