Los hombres también lloran

0
568

Con regular frecuencia escuchamos la frase: “no llores, que los hombres no lloran”. Estas palabras se pronuncian, muchas veces, por los padres o personas muy allegadas a niños o adolescentes del sexo masculino, en la mayoría de los casos en situaciones que generan tristeza, angustia y desánimo.

Por lo general se le exige a este varón que no llore como si el llanto fuera sinónimo de debilidad, cobardía o feminismo, y no una reacción normal y saludable en determinadas ocasiones.

El llanto no debe ser reprimido, por el contrario, facilitarlo puede ser extremadamente beneficioso para el que sufre.

Cualquier persona, sin distinción de sexo siente tristeza ante una determinada pérdida y por tanto tiene la necesidad y el derecho de expresar su pesar mediante el llanto.

Expresiones como: “las que lloran son las hembritas”, “los machos no lloran”, “no llores, ponte fuerte”, además de ser términos visiblemente discriminatorios, también obligan al afligido a coartar y esconder sus sentimientos.

Dicho de otro modo, se les invita a comportarse de manera “anormal”, al no llorar cuando la situación lo demanda.

Reprimir las emociones y sentimientos puede provocar el llamado “duelo patológico”, según los expertos este no es más que un duelo prolongado  que se presenta cuando no es tiempo para ello, hasta el surgimiento de una enfermedad física.

Los psicólogos aseguran: “la pena que no se derrama en lágrimas hace llorar a otros órganos”.

Estos comportamientos son lógicos en los seres humanos y no tienen absolutamente nada de diferentes en hombres o mujeres.

La correspondencia del llanto depende exclusivamente de la situación y el contexto. Los estereotipos de género son más negativos de lo que algunas personas suponen.

Al final todos somos seres humanos con igualdad de derechos y emociones. Por eso afirmo con toda convicción que: los hombres sí lloran”, y  además, lo necesitan…

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre