Legado imperecedero de Maceo y Che a la Revolución Cubana

0
173

Una sabia frase afirma que “No existe la casualidad, y lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas”. Hoy aludo estas palabras fusionadas para dialogar sobre dos hidalgos que aún con más de ocho décadas de diferencia lograron iluminar con sus advenimientos un 14 de junio.
Encima de su caballo Martinete o en la motocicleta la Poderosa 2, uno artífice de la táctica militar y otro médico y economista, cubano o argentino. Ambos defensores de la disciplina, el trabajo duro, la independencia y lealtad a Cuba.
La historia presume del gran prestigio de José Antonio de la Caridad Maceo y Grajales, combatiente de notoriedad contra el colonialismo español, guerrero de más de 600 acciones combativas y Mayor General del Ejército Libertador con 26 cicatrices de guerra en su cuerpo.
Alaba también a Ernesto Guevara de la Serna, buen nadador, especialista, heredero del marxismo, estadista, presidente del Banco Nacional de Cuba, fundador del trabajo voluntario, escritor, internacionalista y guardian de la creación de una identidad propia.
Cada uno en su tiempo dejo un legado imperecedero en la Revolución Cubana. Desde la pasión por los deportes y el amor a los animales, hasta el trabajo en equipo, la solidaridad y el patriotismo.
No es tampoco casual que se utilice desde 1968 el lema “Pioneros por el comunismo, seremos como el Che”, de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), una convocatoria para ser mejores seres humanos y para inspirarse en el ejemplo del Guerrillero Heroico.
Mucho menos fue capricho o fortuna designar el sobrenombre del Titan de Bronce para reflejar el vigor físico, la fortaleza y el coraje de uno de los trece hijos de la familia Maceo y Grajales.
Años de lucha, seis meses y medio de aventuras en motocicleta, dias de entrega, noches de insomnio, batallas, triunfos.Dos paradigmas del pueblo cubano que coincidieron en su fecha de nacimiento y en su afan de libertad.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre