La voluntad y el amor de los jóvenes

0
94

Estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas de Mayabeque y de la Universidad Agraria de la Habana “Fructuoso Rodríguez Pérez” (UNAH) apoyan de manera voluntaria las labores de enfrentamiento a la Covid 19 desde el Centro de Aislamiento habilitado en esta institución de San José de las Lajas.

En el Cuarto grupo ingresó la estudiante de Cuarto año de medicina Patricia María Yero Hernández, quien accedió a una entrevista para dar a conocer el trabajo de la juventud en estos lugares.

Periodista (P):¿Cuál es la labor que realizan los estudiantes voluntarios en el Centro de aislamiento de la UNAH?

Patricia María Llero Hernández (PMLlH): Mi grupo era de ocho estudiantes, tres de la Facultad de Ciencias Médicas y cinco de la UNAH. Desde que llegamos recibimos las indicaciones y nos hicieron responsables de varias tareas en el edificio destinado a casos positivos al virus SarsCov 2. De manera equitativa los siete días que estuvimos nos encargábamos de las labores de higienización (desinfección de superficies con soluciones cloradas y limpieza de áreas). También garantizábamos la distribución del agua de los pacientes y su alimentación. Allí se está la mayor parte del tiempo activo porque lo mismo llega un ómnibus a las 2 o 3 de la madrugada que a las cuatro de la tarde y a la hora que sea hay que proveer a esas personas de agua y alimentos.

P:¿Qué otros jóvenes apoyaron allí contigo en el enfrentamiento a la pandemia?

PMLlH: En el centro de aislamiento de la universidad hay dos grandes albergues, uno para los casos positivos y otro para los contactos decasos positivos. En ambos hay estudiantes voluntarios como yo y enfermeras, especialistas y médicos. Muchos de ellos son personas jóvenes, con deseos de aportar para vencer este enemigo letal que es la Covid 19. Yo ingresé también juntó a mi mamá Yanina Hernández Saiz, enfermera del Consultorio 24, perteneciente al Policlínico Felo Echezarreta y a colegas de ellas que sonmuy jóvenes. Su trabajo es muy riesgoso porque tienen que estar directamente con los pacientes positivos, inyectándolos, administrándole los medicamentos y velando por su estado de salud.

P:¿Qué tan difícil fue realizar las labores y protegerse al mismo tiempo?

PMLlH: Utilizábamos guantes, batas, capas, nasobucos y hasta caretas y espejuelos para impedir el contagio de la enfermedad. Y aun así es muy peligroso porque estás en contacto con superficies contaminadas. Yo luego de cumplir con los siete días en la UNAH pasé siete días más en otro centro destinado a supervisar nuestro estado de salud. Allí al día 15 fui la única dentro del gran grupo de resultar PCR positivo a la Covid 19. Inmediatamente me trasladaron al Centro del aislamiento del Motel de Jamaica, donde recibí el tratamiento de Interferón y la mejor de las atenciones por parte de profesionales de la salud, jóvenes y de experiencia.

P: ¿Cómo valoras la experiencia de ser voluntaria a paciente positivo a la Covid 19?

PMLlH: La experiencia fue muy intensa. Yo a pesar de que contraje el virus y que, todavía no me explico cómo, considero que es una experiencia que repetiría, porque te sientes útil, que contribuyes con todas las personas que arriesgan su salud para salvar la de los demás. Mi razón de ser como estudiante de Medicina es esa, cuidar de la salud y el bienestar de los pacientes. También es algo que comparto en mi familia con mi mamá que es enfermera y mi esposo que es médico. Yo con los ojos cerrados repetiría de ser necesario.

P: ¿Cuáles son los proyectos más inmediatos de Patricia como estudiante de medicina de cuarto año?

PMLlH: Mi primera aspiración es graduarme de Medicina y comenzar la especialidad en Hematología y como profesional de salud también deseo que se controle la enfermedad en el país y que las personas tengan más conciencia de lo que significa ser positivo a la enfermedad, de los riesgos de vida, las secuelas, lo molesto del tratamiento y a que valoren los esfuerzos que realizamos nosotros los jóvenes a favor de esta tarea que es de gigantes y a su vez de todos.

Patricia María Yero Hernández es una de las tantas jóvenes con historias conmovedoras en este tiempo de pandemia. Una de las que se entregó de manera voluntaria para cumplir con su deber de joven y de cubana.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre