La tarea ordenamiento, el desafío de una utopía

0
212
Fernando Díaz González junto Ramón Labañino a la salida de una sesión de trabajo.

Trascendentales cambios en el modelo económico marcan el rumbo de la tarea  ordenamiento en Cuba. ¿Qué motiva esta decisión? ¿Cómo  contribuirá al desarrollo económico del país? ¿Cómo se ha concebido el  proceso de retroalimentación en función de la rectificación necesaria?.

A estas y otras interrogantes dio respuesta el MSc. Fernando Díaz González, Vicepresidente primero de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores (ANEC) en  Mayabeque y Jefe de Departamento carrera de Contabilidad y Finanzas. UNAH, quien participó en la preparación de esta importante tarea en Cuba.

La tarea ordenamiento inicia en Cuba en un momento de crisis de la economía mundial. ¿Qué motiva la decisión de adoptar esta estrategia?

La economía cubana ha sido impactada por el contexto adverso en que se ha tenido que desenvolver, como las fuertes sequías, los azotes de violentos huracanes, las crisis de generación eléctrica y el recrudecimiento de las presiones de Estados Unidos, tales como las restricciones de viajes a ciudadanos cubanos en ese país, el recorte de envío de remesas a Cuba y más recientemente las persecuciones a activos financieros cubanos en el exterior.

En la actualidad siguen manifestándose problemas estructurales en la economía, tales como la escasez de divisas, las distorsiones del sistema de precios relativos derivadas del tipo de cambio oficial sobrevaluado y de la ausencia de convertibilidad, la dualidad monetaria, los mercados segmentados, el magro desempeño de la industria azucarera, y la agricultura y los problemas de eficiencia de las entidades públicas, problemas estos comprendidos y comentados por el General de ejército Raúl Castro en numerosas intervenciones públicas.

Es una decisión que tenía que caer por su propio peso. El país no está en condiciones de continuar a la espera de que la situación económica mundial o nacional mejore. Eso es una incertidumbre. El dinero dejó de cumplir con sus funciones tanto, el cuc, como el cup.

Al principio resultó porque el cuc tenía respaldo en dólar, pero posteriormente se realizaron emisiones de este sin el debido respaldo.

La implantación del CUC fue una medida a corto plazo, para enfrentar la situación de periodo especial. Lo que fue bueno en un momento, para otro no lo es. Es decir, en los momentos actuales el sector empresarial no puede continuar con dos monedas y dos tipos de cambio porque distorsiona la rentabilidad de las empresas. El país no puede seguir subsidiando empresas irrentables, es necesario lograr la eficiencia empresarial. Las empresas tienen que dar ganancias y reducir los costes. El mundo funciona de esta forma y no hay de otra.

La gestión de las empresas estatales, en la actualidad está siendo sometida a un “entorno” que no la favorece y que incluyen: la formación de precios, el tipo de cambio, el régimen cambiario, la autorización de sus compras centralizadamente, los mecanismos de planificación, de regulación y control. Se requieren empresas competitivas y eficientes para superar la restricción externa.

Es aún serio, la distorsión del llamado modelo ingresos/consumo, por sus implicaciones sobre la motivación al trabajo, lo que implica la necesidad de dar coherencia a los sistemas de retribución al trabajo; las formas de satisfacción de las necesidades (vía salario o ingreso o vías redistributivas), la existencia de mercados segmentados, y los problemas con la oferta de bienes y servicios para la población.

Es necesario cambiar radicalmente la base de la especialización productiva de la economía cubana: de una economía sustentada en la explotación de recursos naturales hacia otra soportada en el uso intensivo del conocimiento. La existencia de potencialidades no garantiza por sí misma la obtención de resultados.

El reto estratégico es crecer, dado que dé él se derivan otros beneficios, pero para incrementar la producción, son necesarios nuevos resortes, ya que los sectores o actividades que han marcado el crecimiento en los años anteriores, van mostrando rendimientos decrecientes como el turismo.

La disminución de los subsidios a la población es otro tema de importancia. Mientras los productos son subsidiados no se les da el verdadero valor. Es necesario estimular el trabajo con salario, pero el trabajador tiene que pagar sin esa ayuda que el estado brindaba mediante el subsidio. Hay subsidios que continuarán: El derecho a la salud pública, la educación, productos como la carne y la leche para niños, los medicamentos por el denominado tarjetón, un porciento de la tarifa eléctrica y otros.

Principales problemas de la economía cubana en la actualidad:         

Bajos niveles de productividad en el trabajo y de eficiencia económica.

Restricciones de liquidez.

Desaprovechamiento de capacidades productivas y tierras ociosas.

Escasos niveles de autosuficiencia alimentaria y energética.

Alta dependencia externa.

Incremento de la desigualdad en la distribución de los ingresos y de la riqueza.

Desigual motivación por el trabajo.

Envejecimiento de la población.

Necesidad de un enfoque de «síntoma-causa-remedio».

Síntomas: aspectos ya mencionados.

Causas: Coyunturales o estructurales.

Remedio: Estrategia de desarrollo- Las políticas específicas – Marco institucional y regulatorio.

¿Cuáles pueden ser algunas de las causas de la situación económica actual?

El ritmo de crecimiento del PIB aún no favorece elevados incrementos del consumo, por la propia estructura de ese crecimiento.

Se mantienen bajos índices de eficiencia y de productividad en la industria, y en la agricultura.

Los ingresos al presupuesto se concentran en impuestos de circulación y ventas, especialmente de cigarros y bebidas y menos en las utilidades de las empresas, de ahí que el gasto crece, pero en sectores presupuestados especialmente.

Se incrementa la liquidez de la población, pero cada vez más concentrada en pocos tenedores, entre ellos de cuentas bancarias

Desde su mirada cómo percibe contribuirá el cambio del modelo económico cubano al desarrollo económico del país.

El modelo económico, en su condición de modelo de desarrollo, contiene también una determinación de cuáles son los sectores productivos que sirven de fuentes a la acumulación y, a través de esta, impulsan el cambio estructural que posibilite elevar la producción social y mejorar progresivamente la inserción del país en la economía internacional. Durante mucho tiempo, la experiencia socialista priorizó la industria, incluso en detrimento de la agricultura, lo que debilitó la satisfacción de las necesidades alimentarias de la población. Los servicios no ocupaban en aquel entonces el papel tan relevante que hoy desempeñan en la economía moderna, ni eran tan veloces los ritmos del progreso científico-técnico.

Para un país subdesarrollado y bloqueado como Cuba, es aconsejable diversificar las fuentes de la acumulación. A través del proceso de planificación habrá que potenciar la producción de alimentos y asegurar el dinamismo necesario de los sectores que incrementan la riqueza económica del país: la industria, la energía y el turismo, entre otros.

Es sintomático observar cómo ha habido una reducción del número de ocupados en la industria cubana, lo que demuestra aún la paralización de muchas actividades, disminuciones de las inversiones industriales, y la carencia de recursos en divisas necesarios para la compra de insumos industriales y por ende mejorar la capacidad instalada.

No se puede olvidar que la propia política de empleo, ha llevado en muchos casos al subempleo, además una situación algo crítica que aún subyace en el fondo de muchos problemas, es la desmotivación laboral, que radica en el tiempo y los recursos que es preciso dedicar para satisfacer las necesidades básicas de cada individuo, lo cual subsume gran parte de la energía creadora de la fuerza laboral en condiciones normales.

El modelo económico no puede concebirse aisladamente de la organización política de la sociedad. Por el contrario, tiene que ser un todo coherente, de modo que contribuya efectivamente a impulsar el desarrollo económico y social. En lo que respecta al cambio de un modelo económico a otro, cabe destacar las implicaciones políticas que posee. De una parte, pretender transformaciones en el modelo sin el riguroso esclarecimiento de los límites sistémicos confronta el riesgo de destapar un proceso de transición que comprometa el desarrollo socialista a mediano plazo; de la otra, la persistencia de un modelo disfuncional para las condiciones objetivas del país también entraña un considerable riesgo de reversión sistémica, quizás más peligroso por resultar menos evidente.

Los problemas que tiene que enfrentar la política económica pueden ser múltiples y de diversos tipos, y pueden abarcar horizontes temporales diversos –corto, mediano y largo plazo–, o niveles de actuación diferentes –empresarial, sectorial, global, local o nacional.

El presidente cubano aseguró que con la tarea ordenamiento económico nadie quedará desamparado ¿Cuáles son las pautas que a su juicio avalan esta afirmación?

Los Consejos de la Administración Municipal del Poder Popular realizarán, como mínimo, dos convocatorias anuales para la recepción de las solicitudes de subsidios por parte de la población, de acuerdo con el financiamiento disponible. Los resultados de este proceso se darán a conocer públicamente.

Otra de las medidas está relacionada con la legalización de la vivienda y el reconocimiento del derecho perpetuo de superficie a los damnificados por eventos climatológicos, que actualmente estén construyendo en lugares autorizados. De esta forma se favorecerán alrededor de 20 000 personas que iniciaron la construcción de su vivienda sin la documentación establecida. Además, a partir de ese momento, tendrán la posibilidad de solicitar un subsidio.

Igualmente, se aprobó el traspaso de viviendas estatales en ejecución para su terminación por esfuerzo propio, dando prioridad a damnificados por fenómenos meteorológicos, albergados y casos sociales.

Los miembros del Consejo de Ministros aprobaron también una nueva política para la transmisión de la propiedad de las viviendas asignadas por el Estado o células básicas construidas con subsidios, pues se han detectado ventas de este tipo de construcciones que desvirtúan el propósito de solucionar los problemas habitacionales.

Se ha dispuesto, por ejemplo, la obligación de ingresar al Presupuesto del Estado el monto del subsidio otorgado, cuando el propietario venda o done la vivienda en los primeros quince años a partir de su adquisición.

Cuando ocurra lo mismo con las viviendas asignadas por el Estado en régimen de propiedad, se tendrá que ingresar el valor de la construcción de la vivienda, considerándose para ello los precios del mercado minorista. En el caso de las células básicas construidas con subsidios se devolverá también el total de lo subsidiado.

Finalmente, quedó aprobado un nuevo valor referencial, con relación al mercado, para aplicar a la transmisión de viviendas por donación y compraventa. Según se supo, se mantiene el impuesto del 4 %.

La tarea ordenamiento es un proceso que una vez puesto en marcha está sujeto a transformaciones. ¿Cómo se ha concebido la retro alimentación en función de la rectificación necesaria?

El Estado tendrá que valerse de la política económica para regular que en el modelo económico prevalezcan las formas socialistas de distribución, y contrarrestar las distorsiones que puedan generarse.

7- El Che dijo en una ocasión: «En nuestra ambición de revolucionarios, tratamos de caminar tan aprisa como sea posible, abriendo caminos, pero sabemos que tenemos que nutrirnos de la masa y que ésta solo podrá avanzar más rápido si la alentamos con nuestro ejemplo.»Teniendo en cuenta esta afirmación cómo visualiza usted  la tarea ordenamiento en el 2021.

La solución de los problemas es una utopía. Ella está en el horizonte. Si camino 10 pasos ella se aleja 10 pasos. Mientras más caminamos más se aleja. Sabemos que nunca la alcanzaremos. Nos sirve para caminar y avanzar.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre