La realidad del bloqueo impuesto por los Estados Unidos a Cuba

0
76

Un bloqueo de más de 60 años agrava los acercamientos entre dos países cercanos y aleja recursos e inversores, incrementa precios, prohíbe negocios, cancela viajes, rompe esperanzas. Cubadebate comparte una muestra de las “ataduras” recientes.

Las relaciones entre Cuba y los EE.UU. han estado marcadas por el recrudecimiento de la política hostil promovida desde Washington contra La Habana. Muchísimos son los perjuicios, indescifrables las pérdidas.

Se mantuvo la reducción impuesta por los EE.UU. al personal en ambas Embajadas y se procedió al cierre de la Oficina Local de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los EE.UU. en Cuba, transfiriendo una parte de sus servicios a México.

La Oficina de Control de Activos Cubanos y otras agencias de los EE.UU. impusieron multas a varias compañías de terceros países por violar diferentes programas de sanciones.

Entre junio de 2018 y abril de 2019, el gobierno estadounidense impuso nueve sanciones a compañías o bancos de terceros países, incluyendo de los propios EE.UU. El monto total de estas penalidades ascendió a 3 751 millones 449 mil 017 dólares.

El 15 de agosto de 2018, se conoció que el banco alemán Commerzbank y la sucursal de UniCredit SpA en Italia, bloquearon un envío de 7 mil 500 euros a Argentina, realizado por la Asociación de Amistad Euskadi-Cuba, para apoyar un proyecto cubano de salud visual en ese país.

El bloqueo entorpece la adquisición de tecnologías, materias primas, reactivos, medios de diagnóstico, equipos y piezas de repuesto, así como medicamentos para el tratamiento de enfermedades graves, como el cáncer. Estos insumos deben obtenerse en mercados lejanos, en muchas ocasiones, mediante intermediarios.

Por otra parte, las empresas encargadas de la elaboración de los productos alimenticios en el país importan aproximadamente el 70% de sus materias primas desde diferentes mercados. Hasta la fecha, el bloqueo ha imposibilitado realizar las compras en el mercado estadounidense, el cual resulta muy atractivo por sus precios y cercanía.

La Universidad de Sancti Spíritus no pudo adquirir 20 máquinas de escribir SMART Braille y los aditamentos auditivos de la compañía Perkins, los cuales resultan necesarios para la formación de los estudiantes de la carrera de Educación Especial en pregrado y posgrado. Ambas tecnologías son de fabricación estadounidense.

A pesar de que el tratamiento de personas con necesidades especiales constituye una prioridad para el Gobierno cubano, como resultado de las restricciones impuestas por el bloqueo las personas con discapacidad ven limitado su acceso a muchos equipos que mejorarían su calidad de vida y potenciarían su inclusión y participación social.

La cultura también se ve afectada por los nefastos efectos del bloqueo, como ejemplo de ello podemos citar la imposibilidad de realizar la celebración del Tercer Encuentro de editores, distribuidores y agentes literarios de Cuba y los EE.UU., previsto a realizarse en La Habana durante la Feria Internacional del Libro 2019.

También se entorpeció la participación de cubanos en exposiciones, eventos editoriales y literarios, así como en Ferias del Libro de los EE.UU.

El informe de la Isla recoge afectaciones al sistema bancario cubano por parte de 140 bancos extranjeros. Desde abril de 2018 hasta marzo de 2019, aumentaron en 12 las instituciones bancarias extranjeras que se sumaron a la política de negativas a servicios aludiendo al bloqueo de los EE.UU.

Solicitaron el cierre de cuentas: ocho entidades bancarias extranjeras, de ellas siete de Europa y una de Asia. Se negaron a realizar transferencias de fondos desde o hacia Cuba y a prestar otros servicios bancarios: 15 entidades, de ellas nueve asiáticas, tres europeas, dos latinoamericanas y una de Oceanía.

Entre los ejemplos concretos ya hecho públicos, Fernández de Cossío se refirió a uno de 2019, cuando Cuba trató de contratar varios equipos de ventilación mecánica usados en las terapias intensivas, y tan necesarios ahora en el contexto de la COVID-19.

“Después de meses de intentos de compra a una empresa europea, resultó imposible porque caducó la licencia con la que debía contar”, afirmó; por tanto, “hemos tenido que enfrentar la pandemia con esa gran limitación”.

Otra situación más reciente fue la ayuda que se intentó enviar desde China, la cual no pudo llegar a suelo cubano porque la empresa transportadora de la carga se negó a hacerlo ante el temor de ser castigada por las leyes de EE.UU.

Durante más de 60 años el pueblo cubano, receptor directo, de esta genocida política contra la isla, ha resistido los embates de leyes cada vez más criminales para rendirnos por hambre y diversas carencias.

Los ejemplos antes citados son solo una pequeña nuestra que grafica la realidad del bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, un capítulo de la historia que no deja dudas de la crueldad y el espíritu ingerencista de  gobiernos, cuyo objetivo es adueñarse de esta isla, sin escatimar en recursos y sin importar las consecuencias.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre