La Mujer cubana mantienen latente el legado de Fidel

0
196

Ante la desaparición física de nuestro querido Fidel,  las féminas,  las Marianas  de esta isla caribeña rememoramos aquellos momentos más significativos que viviéramos a su  al lado,  y aclamamos entonces a uno de los   primeros  discurso que pronunciara  luego del triunfo en 1959, cuando expresó: «la mujer es un sector de nuestro país que necesita también ser redimido, porque es víctima de la discriminación en el trabajo y en muchos otros aspectos de la vida».

Y es ese afán de justicia del líder de la Revolución, para quien siempre fue una prioridad eliminar cualquier prejuicio hacia el sexo femenino,  el  que lo mantiene latente derrumbando los falsos desenlaces de la muerte  junto a miles de nobles razones  que lo hacen imperecedero

Las palabras de Fidel incitaban a participar y propició que poco a poco las cubanas  nos acercáramos a Vilma, y perteneciéramos  luego a una organización defensora de nuestros  derechos, la  Federación de Mujeres Cubanas.

Desde entonces fuimos mejores y todo gracias a ese hombre excepcional,  que ha  pasado a formar parte de la historia universal colmado de vítores de esperanza.

Viene al recuerdo  la  periodista Marta Rojas  refiriéndose  en muchas ocasiones con hechos y personalidades a cómo, desde siglos pasados, las féminas destacaban por su fervor revolucionario, como la esclava Carlota, cuyo nombre honró la operación militar de los cubanos en Angola.

Cuando se piensa en Fidel vienen a colación  las independentistas Ana Betancourt y Mariana Grajales, y  otras cubanas sobresalientes en el arte, la literatura y las ciencias, entre ellas, Juana Borrero, Gertrudis Gómez de Avellaneda y Rosa Elena Simeón.

Las heroínas Celia Sánchez, Haydeé Santamaría y Melba Hernández,  su rol en la clandestinidad, en la Sierra Maestra, en el juicio del Moncada, y en disímiles tareas indicadas por Fidel.

Hoy no lloramos su muerte  porque sabemos de su inmortalidad en el reino de los humildes, de los menesterosos y allí para siempre vivirá rodeado de verdades, de acertijos gloriosos que hacen la magia del futuro apuntando definitivamente a la justeza.

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre