La COVID – 19 y su impacto en la salud mental

0
270

Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian.
Wayne Dyer

El azote de la COVID – 19 a nivel global puede sucitar importantes cambios en la salud mental. Al comportamiento de las personas ante pandemias, las manifestaciones más frecuentes y cómo enfrentarlas nos acerca la Licenciada en Psicología Rubisleydis Alayo Díaz.

Licenciada en Psicología Rubisleydis Alayo Díaz

Periodista – ¿Cuál es el impacto en la salud mental que provoca una situación epidemiológica como la que hoy vive el mundo?
Rubisleydis Alayo Díaz – La actual situación de pandemia a nivel mundial ha provocado un gran impacto en la salud mental de las personas, causando disimiles estados emocionales. Se percibe a nivel global sentimientos incertidumbre, angustia, interrogantes en cuanto a cómo debe asumirse, cuáles son los riesgos a los que estaremos sometidos durante y después del brote, cuáles serán sus efectos a nivel social, personal y económico, en fin una serie de interrogantes que a pesar de la amplia información que se ha venido trasmitiendo aún continúan entorpeciendo la adecuada percepción del riesgo de las consecuencias del contagio y la adecuada interiorización de las medidas adoptadas en el país para evitar la trasmisión.
P- ¿Qué manifestaciones psicológicas son más frecuentes durante el período de confinamiento y cómo enfrentarlas?
RAD- Ante la situación de aislamiento social muchas personas pudieran experimentar estado como el aburrimiento, irritabilidad, ansiedad, angustia, provocado por la imposibilidad del contacto físico con familiares y amigos. Además de encontrarse limitados para desarrollar actividades cotidianas, lo cual conlleva a romper con la rutina y en ocasiones con actividades con un alto nivel de motivación.
En consonancia con esto, en la actualidad todos tienen que lograr combatir estos sentimientos, pues se necesitan personas serenas, equilibradas emocionalmente y que no perciban el confinamiento como frenos o pausas en su vida, más bien deben mirar hacia adelante y replantear sus metas a nivel social, familiar, personal y laboral, preparándose para el periodo venidero luego que se vuelva a la normalidad. Lo importante es buscar en la crisis existente nuevas oportunidades para crear desde el hogar actividades que sean motivadoras e interesantes para todos los miembros del seno familiar.
P- ¿Cómo puede protegerse a la familia de la ansiedad que provoca el confinamiento?
RAD- Lo primordial para proteger a la familia de la ansiedad que genera el confinamiento es no percibir el aislamiento como un encierro forzoso, sino como un tiempo de búsqueda de métodos, y vías para convertir la ansiedad, que para muchos provoca el encontrarse constantemente en casa, en momentos de encuentro familiar.
En consonancia con esto, las acciones a realizar en el hogar estarían acorde a la creatividad, preferencias e intereses de los miembros de la familia, como por ejemplo la práctica de ejercicios físicos, el reordenamiento con la ayuda de todos los integrantes de la vivienda de las actividades hogareñas, el compartir con los hijos espacios, que en ocasiones por la premura de la cotidianidad no se realizan, en fin buscar actividades que unifiquen y sean del agrado para todos en casa.

P- En el caso específico de los niños qué actividades pueden hacer más llevadera esta difícil etapa.
RAD- En el caso específico de los niños, que constituyen un eslabón importante dentro de este distanciamiento social pues para la mayoría la actividad de estudio ha sufrido cambios y el intercambio con los coetáneos se ha frenado, hay que enseñarles nuevas vías para aprovechar el tiempo en el hogar, explicarles que ésta es una situación inesperada para todos, donde lo más importante es preservar la salud, que de nuestro actuar individual depende el bien de todos en general.
Alternativas para recrearse existen muchas, siempre y cuando sean motivadoras para los niños como dibujar, aprender a cocinar, bailar, cantar, realizar actividades manuales, intercambiar y compartir con los hermanitos, abuelos y padres, sin dejar de atender las actividades escolares respetando las orientaciones que son dadas por los profesionales del Ministerio de Educación y los horarios en los que se imparte. En fin es hora de quedarse y permanecer en las casas, pero no detenidos en el tiempo, sino reinventando nuevas formas de relacionarse y de ocupar el tiempo libre.
Cuidar la salud mental, al convertir esta etapa de confinamiento en un momento especial de nuestras vidas, para compartir con la familia, es hoy un acto de responsabilidad y una manera también de vencer la pandemia.

4.7/5 - (4 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre