Fidel, ¿quién dijo que ha muerto?

0
584
Cuban President Fidel Castro speaks to a military gathering on the 20th anniversary of the failure of the Bay of Pigs Invasion, Thursday, April 17, 1981, Havana, Cuba. Fidel spoke to the 60,000 soldiers present, telling them to be ready to die for Cuba’s communist revolution. (AP Photo/Charles Tasnadi)

La noticia sorprendió a cubanos y al mundo. Había muerto Fidel. El hombre que hizo historia, admirado por millones de seres humanos y odiado por otros, odio que conspiró con la muerte en tantísimas ocasiones para poner fin a su existencia.

La noticia sorprendió. Es que para muchos la inmortalidad habitaba en aquel eterno joven rebelde. Fidel había escapado de la muerte tantas veces, que esta vez resultaba imposible de admitir.

Algunos por ahí cantaron y se alegraron con su partida física. Otros lloraron y sintieron la tristeza por esa realidad. La historia acogió al mítico Comandante de traje verde olivo, de barba tan rebelde como su espíritu, de ideas tan claras como un manantial, ahora iniciaba un camino en pretérito, en esas páginas que habían dado cuenta de 90 años de vida.

Difícil resultó pensar en él en pasado, desde 2016 no está físicamente pero, habita de todas las maneras posibles en los que deciden seguir adelante, en los que no claudican, en los que defienden la justicia y el mundo mejor que aspiramos.

Fidel nació para no morir porque está en todas partes. En los que evocan su existencia y defienden su legado. En los que acumulan odios porque le reconocen presente, en quienes continúan su obra.

Puede desaparecer físicamente una persona, no sus ideas, no su huella en la tierra. Es difícil nombrarle en pasado. Todavía aquella noticia del 25 de noviembre de 2016 estremece. Cuba le recuerda, extraña y sigue viviendo, desafiando cada obstáculo. Cuba sigue empinando sueños inspirada en su legado.

Aquel eterno joven rebelde, orador, infatigable, dueño de epítetos, capaz de captar la atención de todos, hasta la de sus propios enemigos, sigue cabalgando en este tiempo que desde la orfandad propia de ausencia física le acoge y descubre presente.

 

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre