En silencio ha tenido que ser (+Audio)

0
279

Aún se conservan en registros históricos de España, Argentina, en el Archivo Nacional de Cuba, y en la Biblioteca Nacional “José Martí”, datos relacionados con la labor de inteligencia y contrainteligencia, desarrolladas por José Martí en las gestas independentistas.

Según el Licenciado Raúl Rodríguez La O, historiador, periodista e investigador del Instituto de Historia de Cuba, Martí concedió gran importancia al espionaje, tanto por parte de las autoridades coloniales españolas como de las norteamericanas y sus secuaces de la agencia Pinkerton de los Estados Unidos de Norteamérica.

A partir del 26 de marzo de mil 880, cuando ocupaba el cargo de presidente interino del Comité Revolucionario Cubano de Nueva York, en sustitución del mayor general Calixto García Iñiguez, Martí es sometido sistemáticamente a la labor de espionaje.

Definitivamente, José Martí o Abel, su último seudónimo, consideró que la única ruta viable del proyecto emancipador, pasaba necesariamente por la discreción de los combatientes, por la capacidad de los revolucionarios de abortar en el silencio el golpe tenebroso del enemigo.

 

 

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre