Elsa, una página de la pródiga historia meteorológica del Caribe

0
204

Elsa tocó tierra cubana por el sur de la provincia de Matanzas. Desde que todos los pronósticos representaban un cono íntegro sobre el territorio nacional, estábamos persuadidos de que tendríamos en unos días un visitante indeseado.

La temporada coincide esta vez con el peor momento de la pandemia en el archipiélago. Los pronósticos apuntaban un grave repunte, pero los indicadores de estos días suponen en golpe terrible para el país a pesar de la advertencia.

Las malas nuevas jamás llegan solas. El centro del organismo tropical, describe una trayectoria por aquellos puntos de la geografía nacional de los cómputos más alarmantes. El sistema con todo su esplendor de lluvias y de vientos, arremete contra las provincias de las mayores tasas de incidencia de la Covid-19.

Aunque Elsa surcó aguas cálidas del Caribe, no llegó a convertirse en el poderoso sistema que fue por ejemploel Iván de 2004. El doctor José Rubiera reparaba hace unas horas en la escasa organización. Ni siquiera tenía un ojo nítido como en otros ciclones peligrosos conocidos en este escenario antillano.

La lluvia se inscribiría en la mejor ofrenda del actual evento climatológico. Resulta casi un lugar común definir a una coyuntura como esta de empeoramiento de las condiciones meteorológicas, pero el agua tantas veces deficitaria para un deprimido panorama agropecuario y hasta para el consumo humano, no deja de ser una magnífica noticia.

Pero el paso de un ciclón, sea cual fuese su magnitud, siempre implica evacuar personas de zonas de peligro, o de una situación habitacional complicada. En otras circunstancias se hizo a partir de criterios de disponibilidad y hasta de empatía personal. Ahora el protocolo es otro, a partir de la disciplina y de la responsabilidad, tantas veces precaria y ausentes en este rebrote de la Covid-19, con los números escalofriantes de los días más frecuentes.

El optimismo cifra sus esperanzas en los candidatos vacunales. El paso de cualquier fenómeno de este tipo, siempre entraña cortes eléctricos. Ese servicio es una de las bajas habituales en batallas contra imponderables de la naturaleza. El director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), el doctor Francisco Durán García, reclamaba resguardar las dosis ya ubicadas en las zonas inevitablemente afectadas.

Pronto Elsa será solo una página de la pródiga historia meteorológica del Caribe. Cuba tiene una vasta experiencia en estas lides. La amarga prueba sanitaria también va dejando lecciones. Esta vez el recuento extenderá una bitácora atendible, cuando dos o más situaciones adversas se unen, pero el signo conclusivo no puede ser otro que vencer.

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre