El hombre de las mil sonrisas

0
234
Camilo-cienfuegos-foto-telecentro-solvisión
Camilo-cienfuegos-foto-telecentro-solvisión

Comandante del pueblo, Señor de la Vanguardia, Héroe de Yaguajay, cuántos calificativos para nombrar a aquel hombre de sombrero alón, carácter firme y jovial, sin dudas, una de las personalidades paradigmáticas de la Revolución Cubana: Camilo Cienfuegos Gorriarán.

Rebelde de estirpe humilde y amplia ascendencia popular, Camilo ganó la admiración de su patria a golpe de valor y entrega. Siempre con una sonrisa llena de amor, sin vanidades, desprendiendo relámpagos en las batallas, multiplicando glorias y hazañas frente a los injustos.

La grandeza de sus victorias eternizó la presencia de sus pasos desde la Sierra Maestra hasta los llanos del Cauto. Imposible es olvidar la nobleza de la obra que legó, esa que se defiende hasta nuestra última gota de sangre, cual herencia de la valentía y arrojo de los mambises.

Cada 6 de febrero, Camilo se multiplica entre los cubanos y las flores renuevan sus colores para que el océano las acaricie con ternuras y lágrimas de sal. En ese mar, que aquel 28 de octubre, ahogó tantas ilusiones y que cada año recibe ofrendas de muchas almas agradecidas por los sacrificios de ese gigante de barba espesa y mirada alegre.

A 88 años de su natalicio, miles de voces se levantan para crear nuevos sueños, retos y esperanzas, repiten sin cesar la última estrofa de “Mi bandera”, ese poema de Bonifacio Byrne que un día inmortalizó Camilo, el hombre de las mil sonrisas:

 

Si deshecha en menudos pedazos

llega a ser mi bandera algún día… 

¡Nuestros muertos alzando los brazos

la sabrán defender todavía!…

 

 

 

5/5 - (2 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre