El desafío del adelanto de las mujeres (Primera parte)

0
190

Cuando escuché por vez primera sobre el Programa Nacional para el adelanto de las Mujeres confieso que de inmediato apareció una interrogante, ¿Adelanto pero, y todo cuánto se ha adelantado?

Es cierto que la primera impresión da pie a esa pregunta teniendo en cuenta los avances logrados por el sector femenino durante seis décadas pero, también es cierto que aún queda por hacer y lograr.

Existen datos que avalan un lugar prominente de las cubanas, baste mencionar que el 78 por ciento de las trabajadoras cubanas están ocupadas en el sector estatal; del millón 506 mil 700 trabajadores del sector no estatal, 384 mil 900 son mujeres; en tanto con la Tarea Ordenamiento, de las 76 mil personas que han encontrado empleo, un 38 % son mujeres.

Sin embargo, la aspiración es que ese porciento aumente, de ahí que también habrá que tomar en cuenta cuáles son las opciones que están disponibles para las mujeres.

Cuanto he leído me permite saber que el Programa Nacional para el adelanto de las Mujeres (PAM), promueve el avance de las cubanas y la igualdad de derechos y oportunidades refrendados en la Constitución.

Insiste en profundizar en factores objetivos y subjetivos que en término de discriminación todavía habitan en nuestra sociedad y evidentemente entorpecen un mayor resultado en el ámbito económico, político, social y familiar; de ahí la voluntad  de eliminarlos.

Este Programa, que por su nombre  inicialmente me causó asombro constituye un desafío para luchar contra las manifestaciones de discriminación y violencia hacia las mujeres, manifiestas en las distintas esferas de la sociedad.

El Programa, al acentuar el avance se refiere a dos nociones, una a las condiciones y posición entre las propias mujeres, cuyo elemento de análisis es la interseccionalidad o la valoración de la diferencia, que apunta al «…fenómeno por el cual cada individuo sufre opresión u ostenta privilegio en base a su pertenencia a múltiples categorías sociales», como pueden ser el color de la piel, la edad, la orientación sexual y la situación de discapacidad, entre otras.

La segunda, se refiere al avance  que se produce en relación con los hombres y  responde a la necesidad de eliminar las brechas que existen resultado de la construcción histórica y social de las relaciones de poder entre los seres humanos, mujeres y hombres, relaciones desiguales que corroboran la subsistencia de una sociedad patriarcal basada en la supremacía masculina, aunque sea de manera simbólica.

Por tanto, comprendí que el término “adelantar” apunta a avanzar con relación a la condición de las mujeres, para caminar con pasos seguros en esa perspectiva de igualdad real entre mujeres y hombres, desde la equidad para alcanzar definitivamente la igualdad.

(Fuentes consultadas gaceta Oficial de la República, ACN)

 

 

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre