Camilo: siempre en el pueblo

0
360

Camilo quedó en el pueblo para siempre, su coraje, su alegría están inscritos en la historia. Así asevera Magda Reyes Pérez, Licenciada en Español y Literatura, profesora de la Secundaria Básica Antonio José Oviedo, de San José de las Lajas, quien con solo 12 años cursó estudios en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de Matanzas.

Fue durante el curso 1970-1971. En aquella época se hizo una captación para ser maestras Camilitas.  Respondí al llamado y lo recuerdo con mucho orgullo y nostalgia. Era una gran responsabilidad estar en esa escuela que honraba al Héroe de Yaguajay, además en correspondencia con mi vocación por el magisterio, me sentía sumamente comprometida.

Era la primera vez que me separaba de mi hogar y desde esa fecha aprendí el rigor de la disciplina, la responsabilidad y el sentido del deber. Todavía recuerdo la primera vez que me puse el uniforme, no te puedo precisar cuántas veces me miré ante un espejo, era algo muy importante para mí y sé que lo fue para aquel grupo de adolescentes que representábamos a La Habana y Matanzas.

A través del tiempo, Camilo se ha hecho recurrente; al transmitir a los estudiantes el valor de aquel hombre valiente, con un alto concepto de fidelidad, lealtad y el amor a la patria siento a la Camilita que fui, ahora frente a un aula, insistiendo  en despertar valores, en ayudar a la formación de nuevas generaciones.

Recuerdo, que en 1989, en el acto que rendía tributo a Camilo en el aniversario 30 de su partida física Fidel, reiteró que En el pueblo hay muchos Camilo y dijo: Sé que si él hoy viviera, él, cuya imagen destruyendo los muros de una fortaleza para convertirla en escuela ha quedado tan grabada en todos nosotros, se sentiría feliz con su Revolución y con su pueblo, y haría lo que estamos haciendo todos; lo que él habría querido hacer a lo largo de 30 años y construir durante esos 30 años, junto a su pueblo, la obra de la Revolución.

Cuando culminé el cuarto año, pasé a la escuela Formadora de Maestros José Martí en La Habana, pues se decidió entonces que el magisterio se estudiara directamente en los centros formadores de esa especialidad pero, siempre me sentí parte de aquella escuela Militar Camilo Cienfuegos.

Cuánto aprendí en la enseñanza militar me ha servido para toda la vida, lo bueno que se aprende te acompaña siempre. Guardo con sano orgullo la experiencia de haber sido Jefa de Batallón femenino de San José de las Lajas y recibí la medalla de Servicio Distinguido de las FAR siendo Teniente de la Reserva.

Te podrás imaginar cuánto ha significado para mí, pues mi hijo también estudió en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, de El Cotorro y me satisface saber que en los dos hay una huella de ese centro de enseñanza y también de aquel joven de sonrisa amplia y coraje infinito.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre