mgonzalez@enet.cu

Cuando se hable de esa mezcla increíble de bondad y fiereza, cuando se aluda a la dulzura y al ahínco, habrá que retomar entre tantas cubanas a una heroína, distinguida siempre por la sencillez, por una sonrisa sublime y amor profundo a la patria.

Hablo de Vilma Espín, quien hace seis años dejó de existir físicamente pero que perdura su recuerdo, el legado que como semilla en tierra fértil abre caminos para que germine la maravilla en ese horizonte que sabe de mujeres virtuosas hoy y siempre.

Vilma era esa persona sencilla a la cual no resultaba difícil llegar, siempre atenta a quienes le rodeaban, delicada y dispuesta al diálogo, sin importarle cuan principiante en este oficio de preguntar y argumentar era quien le solicitaba una entrevista.

Luchadora de la clandestinidad y la Sierra Maestra, supo decidir por el amor a la Patria, a la libertad, y dejar a un lado las comodidades de su familia, para entregarse de lleno como toda combatiente,  dispuesta  a asumir cualquier riesgo, hasta  dar la vida por la causa más justa.

Se fue, en ese adiós que nunca una acepta, con una historia hermosa tejida con años de consagración y entrega a la Federación de Mujeres Cubanas que fundó en los inicios de la  Revolución.

Queda su ejemplo, su enseñanza, esa manera llana y limpia de mostrar cuán importante es la ternura y como puede andar de la mano de la voluntad y el valor;  a Vilma no se le puede recordar con llanto, porque fue capaz de enseñar que la vitalidad está en cuanto seamos capaces de sembrar a favor del bien y de ella siempre tendremos como pautas el rostro afable, la sonrisa eterna y la constancia en cada tarea.

Sea flor, naturaleza, cielo, monte y mar, sonrisa de niños y niñas, igualdad, mujer, amor, sea siempre el mayor homenaje, la virtud que descubra cada amanecer para fundar el bien, solo en cuanto dispongamos de manera óptima en la obra diaria estaremos rindiendo el mayor tributo a Vilma Espín.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *