En este período los trabajadores del CENSA cubrieron la demanda nacional del Surfacén con la venta de      6 879 bulbos para aproximadamente 600 pacientes, además de su nuevo uso en Pediatría y por haber sido exportado por vez primera al extranjero.

Los pacientes lajeros y de otros municipios mayabequenses se beneficiaron con este medicamento que incide en el mejoramiento del sistema respiratorio y eleva la calidad de vida de las personas.

Investigadores y técnicos de la Planta del Surfacén del CENSA esperan para el 2015 continuar aportando a Cuba y el resto del mundo este importante medicamento para la salud de los niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *