Volver siempre a José Martí

0
268

En breve arribaremos al aniversario 170 del natalicio de José Martí, y por estos días evocamos al más universal de los cubanos, hacemos mención a su obra, reconocemos su legado y nos apoyamos de su pensamiento para difundir la efeméride, pero José Martí es más.

Y digo que es más, porque no solo enero mes de su nacimiento o mayo ese fatídico espacio en que dejó de existir físicamente, son los apropiado para llegar al maestro, pues su obra toda es manantial que nutre, que conmueve y anima, que enseña y propicia el crecimiento de espíritu y la fortaleza de sentimientos.

Llegar a Martí, no significa repetir datos de su biografía, estampar en un mural una foto y una frase, llegar a Martí desde edad temprana significa arroparse de valores, comprender la inmensidad de la amistad, el sensibilidad, el amor.

A Martí no podemos asumirlo inerte, enclaustrado en un busto, donde podemos depositar flores y hasta decir una de sus poesías, A José Martí se asume conociendo su obra, entendiendo al hombre que fue, al adolescente que habitó en él, al periodista, poeta, al hombre que amó, al revolucionario.

Su universalidad está en su apenas 42 años y cuan inmensa fue su existencia, su legado no es una consigna, es pasión, razones, justicia, es valor, amor, convicción, principios y es preciso llegar a esa esencia, no repetirnos en frases construidas y mal construidas para alabarlo, cuando lo que urge es entenderlo y apropiarnos de su luz para esclarecer el camino.

El 28 de enero  que se avecina, celebraremos el aniversario 170 del natalicio de José Martí, podemos repetirlo hoy y mañana pero, ¿qué llevamos del más universal de los cubanos?, ¿qué podemos señalar de nosotros mismos que nos reconozca martianos?, pensemos en eso, desde nuestra realidad, pensemos en ese mejoramiento humano en el que creyó y seamos mejores que todos los ayeres vividos.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre