Sí tenemos prisa, pero ¿adónde vamos?

0
266


La prisa por el fin de la pandemia de Covid-19 parece apresurarnos y en vez de contribuir a ese propósito, son muchos los que hacen lo contrario.
Por eso No puedo decir que la disciplina haya estado entre los aspectos que en San José de las Lajas merezcan el mérito cuando llegue el fin de la pandemia.
Muchos se apresuran hacia todas partes necesitados o no, sin priorizar las indicaciones de aislamiento.
Las personas salen cada día hacia la calle con cualquier pretexto, muchas veces válido y las otras veces por simple satisfacción personal.
En realidad, todos quisiéramos regresar al punto donde estábamos antes del comienzo de esta epidemia. Sin embargo hoy estamos divididos entre los que mantienen la cordura adecuada y los indolentes a la misma.
Pero el tiempo nunca regresa al pasado y la idea de quedarse en casa no es capricho de un grupo, pidiendo sacrificio en vano. El aislamiento se muestra hoy como solución al alcance de todos y como la oportunidad de salvarnos por nosotros mismos solo con la prudencia.
Salir a las necesidades impostergables es lo justo, manteniendo entre personas la distancia indicada. Sin embargo lamentablemente sabemos lo que pasa en las calles cada día.
Todos tenemos prisa en que se acabe la pandemia, pero lo peor es el riesgo de encontrarse con el virus, llevarlo a la casa y contagiar a quienes no estuvieron fuera.
Sabemos cuán desastroso puede ser un contagio y hasta donde el virus es capaz de conducir al contagio. No se concibe entonces la indiferencia ante la posibilidad de un reporte de caso positivo, un centro de aislamiento, un ingreso hospitalario, una terapia y mucho menos ante un desenlace irremediable.
Sabemos que siempre el tiempo es corto en este vertiginoso mundo, pero ahora vale mucho la madurez para esperar que esta situación termine y retornar a la nueva normalidad, pero, si en el andar despreocupado el azar nos encuentra mal parados, sabemos el precio de una mala coincidencia.
Por eso ante la realidad, apuesto más a la prudencia y la sensatez ante cada salida, para reflexionar un instante y decir: Sí, tenemos prisa, pero con la indiferencia como respuesta ante el Covid-19: ¿adónde vamos?

5/5 - (5 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre