Protejamos nuestras playas y el medio ambiente

0
105

Este año el verano llegó sin anunciarse, sin canciones ni mensajes de apertura. Cuba atravesaba una terrible pandemia que todavía nos afecta y era impredecible su comportamiento, aún cuando habían disminuido ostensiblemente los índices de contagio y transmisión en el país.

A partir de estos reconfortantes indicadores y teniendo en cuenta la permanencia de la población en casa por varios meses en pos de cumplir con el aislamiento físico y social, la máxima dirección del país decretó la primera y segunda fase de recuperación pos Covid 19 en varias provincias, entre ellas Mayabeque.

Con ello se abrió el acceso a las playas para el disfrute del verano  y nuevamente las risas, música y voces de niños, adolescentes, jóvenes y adultos colorearon el ambiente natural y apacible de este accidente geográfico de inconmensurable belleza, orgullo y emblema de nuestra isla.

La medida estuvo respaldada por el estricto control sanitario y del orden interior protagonizado por las autoridades del Ministerio de Salud Pública y la Policía Nacional Revolucionaria en los puntos de acceso a este espacio natural para comprobar, fundamentalmente, lugar de residencia, empleo del nasobuco y horario de entrada y salida de los bañistas.

Pero la visita tan añorada a las playas para disfrutar en familia no llegó sola. Vino acompañada de botellas, latas, vasos y platos vacíos, como huella lamentable e imperecedera de la permanencia del hombre en este ambiente bello y natural.

No es menos cierto que quienes deciden disfrutar del sol, el mar y la arena necesitan también consumir alimentos y bebidas, pero es de suma importancia no arrojar basura que además de empañar el entorno, afecta los ecosistemas.

La erosión costera es un fenómeno que se muestra, en buena medida, irreversible, debido a las agresiones naturales y humanas; por tal motivo la protección del medio ambiente acapara la atención y el esfuerzo de las principales autoridades cubanas vinculadas con el tema.

El primer paso es nuestro y consiste en proteger las más de 400 playas arenosas con que cuenta nuestro archipiélago, botando la basura en los depósitos habilitados para ello y de esa manera estaremos asumiendo la temporada estival con disciplina y responsabilidad.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre